Si padece psoriasis, una enfermedad cutánea molesta a la vez que misteriosa, es importante mantener la piel bien hidratada. Existen numerosos tipos de aceites o mantecas vegetales que le ayudarán a conseguirlo:

  • Manteca de karité: es reparadora y se puede aplicar en las zonas más sensibles de la piel. Caliente un poco de manteca (la porción de una avellana) frotándola con los dedos, antes de masajear sobre la piel.
  • Hipérico macerado: tiene propiedades cicatrizantes y calmantes, por lo que es muy adecuada en caso de picor. Aplique por la mañana y por la noche, cubriendo las heridas con una compresa.
  • Aceite de caléndula: es calmante y apropiada para las lesiones en el cuero cabelludo. Aplique de 2 a 3 cucharadas, masajeando las placas causadas por la psoriasis, y deje reposar por lo menos una hora o durante toda la noche (proteja la almohada con una toalla) para aclarar después con un champú suave.
  •  Aceite de comino negro: en caso de lesiones persistentes. Aplíquelo dándose un masaje por la mañana y por la noche.