Las autoridades españolas han lanzado una ofensiva sin precedentes contra la homeopatía. Quieren acabar con ella así, de un plumazo.

¿La razón? Su supuesta falta de eficacia.

La homeopatía está siendo objeto de brutales e injustificados ataques, capitaneados por las propias autoridades sanitarias. Los que deberían velar por nuestra salud, pretenden cercenar nuestros derechos.

Convertidos en los nuevos torquemadas y savonarolas, estos inquisidores del siglo XXI han decidido que nos les gusta la homeopatía y que debe salir de las farmacias, dejar de enseñarse, prescribirse y utilizarse.

¿Acaso los millones de pacientes que en nuestro país usan con éxito la homeopatía o los miles de médicos que la prescriben son todos tontos?

Hable con los médicos que prescriben homeopatía, con los farmacéuticos en cuyas farmacias se dispensa y con los millones de pacientes satisfechos.

Esto es un auténtico escándalo y por eso tenemos que actuar para evitarlo.

Hagamos frente a las mentiras con argumentos y defendamos la libertad de elección terapéutica de los pacientes.

¡Los inquisidores de la salud ya están encendiendo las hogueras!

Por favor lea esta petición y únase a ella firmándola si aún no lo ha hecho

Cuantos más seamos más alta se oirá nuestra voz. Ayúdenos.