Si usted está empezando a sufrir los primeros síntomas de la gripe…

O directamente ya está en cama…

O hasta ahora se ha salvado, pero alguien de su entorno está afectado (con lo que es probable que también caiga enfermo muy pronto)…

… le interesa mucho lo que hoy tengo que contarle.

Porque voy a darle las pautas que debe seguir para que la gripe no vaya a más.

El virus de la gripe ataca cuando su sistema inmunológico está debilitado, por lo que el mejor medio de prevenirla es fortaleciendo las defensas. El problema es que si ya está enfermo de nada sirve entonces prevenir: lo que usted necesita urgentemente son soluciones naturales para atajar la enfermedad.

Eso es justo lo que encontrará en el próximo número de Plantas & Bienestar y que le recomiendo que no deje de leer, pues el momento en que va a recibirlo coincide con el pico de la epidemia previsto por el Sistema de Vigilancia de la Gripe que, año tras año, suele producirse por estas fechas.

Así que si quiere perder de vista al pañuelo este invierno le aconsejo que vaya reservando su ejemplar cuanto antes

Aunque en la mayoría de los casos la gripe desaparece al cabo de unos días, en las personas mayores y las que padecen una enfermedad crónica puede tener consecuencias muy graves e incluso fatales (se calcula que en el mundo se producen entre 250.000 y 500.000 muertes al año por esta causa).

Si usted se encuentra entre estos grupos de riesgo deberá prestar especial atención. Estas son algunas de las claves que le ayudarán a combatir eficazmente y de forma natural la gripe. Y también encontrará las medidas de choque que puede empezar a poner en práctica desde hoy mismo.

Fundamental: actúe ante los primeros síntomas

Como ya me habrá oído en alguna ocasión, contra la gripe, la prevención es la mejor medicina.

Pero el problema sucede cuando la epidemia se expande. El virus de la gripe se propaga con mucha facilidad, ya que normalmente se incumplen las normas básicas para evitar el contagio (algo tan sencillo como taparse la nariz con el brazo al estornudar o quedarse en casa cuando se está enfermo), y al final las salas de espera de los hospitales se colapsan; lo primordial entonces es actuar directamente contra el virus.

El período de incubación de la enfermedad es de aproximadamente dos días, tras los que aparecen los primeros síntomas: tos, goteo nasal, dolor de cabeza y muscular, debilidad, fiebre…

Ese es el momento de comenzar a actuar pues, si no lo hace, en el mejor de los casos tendrá que resignarse a pasar “fastidiado” entre una semana y diez días (lo que suele tardar el sistema inmunitario en derrotar al virus y el organismo en recuperar la normalidad).

Y, por supuesto, le recomiendo hacerlo siempre de forma natural, evitando en la medida de lo posible los medicamentos convencionales, y con las soluciones que encontrará en Plantas & Bienestar.

Soluciones sin medicamentos

Los medicamentos convencionales normalmente se prescriben para combatir la fiebre, el dolor y la fatiga. Si usted opta por ellos (algo que no le recomiendo) debe estar dispuesto a asumir los riesgos que llevan aparejados: los nefastos efectos secundarios que superan sus escasos beneficios.

Pero además, tenga especial cuidado con:

  • Los medicamentos antipiréticos que se utilizan para bajar la fiebre, pues la fiebre es un mecanismo natural para la eliminación del virus.
  • Los fármacos para descongestionar la nariz o los oídos, ya que al ser vasoconstrictores aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), infarto de miocardio o problemas neurológicos graves.
  • Los antihistamínicos, que reducen las reacciones inmunes y eliminan los síntomas, pero dejando vía libre a los virus.

También se prescriben en ocasiones ciertos antivíricos de síntesis (del tipo de Tamiflu) a las personas enfermas de gripe que pertenecen a los grupos de riesgo y no han sido vacunadas. Pues bien, además de presentar efectos secundarios potencialmente graves y una eficacia relativamente baja, los virus de la gripe tienden a desarrollar resistencia a estos fármacos, por lo que son desaconsejables.

Y recuerde: los antibióticos no son efectivos contra los virus, solo lo son contra las bacterias. Así que si está enfermo de gripe, sería como no tomar nada.

En definitiva, los mejores remedios para combatir la gripe cuando ya ha hecho acto de presencia son los que nos ofrece la naturaleza: plantas eficaces e inocuas en las que puede confiar.

Un escudo de plantas contra la gripe

Aunque ya haya llegado el virus de la gripe, nunca es demasiado tarde para derrotarlo. Veamos algunas de las plantas que van a ayudarle en el tratamiento de la enfermedad.

El saúco es una planta tradicional rica en polifenoles que vuelve a estar en boga por sus grandes propiedades antivíricas que permiten mantener a raya los primeros síntomas de la gripe. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce su uso contra el resfriado (con quien la gripe comparte muchos de sus síntomas) y como expectorante en las infecciones bronquiales leves. Por ello, es su mejor aliado contra las afecciones gripales y debe tener un puesto de honor en su botiquín. Encontrará las partes del saúco que debe utilizar y su forma de presentación en el número de febrero de Plantas & Bienestar.

También descubrirá las propiedades de la equinácea para evitar complicaciones una vez que ya ha caído enfermo. Al margen de sus excelentes cualidades preventivas, los estudios científicos han igualado su eficacia a uno de los medicamentos antivíricos más potentes, tomada como extracto fitoestandarizado (EPS) en las dosis y tiempos indicados.

Además, conocerá el increíble efecto defensivo de los aceites esenciales (AE) cuando la epidemia de gripe llega para quedarse. Hay dos en concreto (rico en monoterpenoles, el primero, y en óxido terpénico, el segundo) que utilizados en vaporización mediante un difusor actúan sobre estancias enteras limitando la propagación del virus de la gripe. Incluso las cepas más terribles son derrotadas por estos aceites esenciales, que también puede encontrar en geles y en lociones hidroalcohólicas para descontaminar las manos y las superficies de contacto.

Estos son solo algunos ejemplos de las plantas más potentes y eficaces contra la gripe. Para saber cuáles son, cómo y para qué utilizarlas encontrará un práctico cuadro con sus partes, indicaciones, forma de presentación y posología al final del artículo del que le hablo.

Como también conocerá el origen y los tipos de gripe ((influenza tipo A, B y C y los subtipos H1N1, H5N1…), las diferencias que existen con otras infecciones víricas, los medios de transmisión del virus y los cuatro “gestos salvadores” que debe seguir para combatir la gripe. Y no solo me refiero a beber agua abundantemente para moderar la fiebre y fluidificar las mucosidades, sino al efecto que tiene consumir dos dientes de ajo crudo al día. Puede parecerle irrelevante, pero verá cómo funciona y le ayuda a sentirse mejor.

En definitiva, usted va a tener a su alcance toda la información que necesita para combatir a la gripe, librarse de sus molestos efectos en la vida cotidiana y evitar las complicaciones que en ocasiones llevan a un desenlace fatal.

Para poder acceder a todo este arsenal antigripal lo único que tiene que hacer es suscribirse a Plantas & Bienestar, una publicación única que le permitirá beneficiarse del poder curativo de las plantas en todas sus fórmulas (tisanas, aceites esenciales, cataplasmas, complementos…). Y no solo para combatir la gripe en su momento más virulento; también encontrará soluciones naturales para mejorar su salud, acercándole los maravillosos beneficios de las plantas de una forma facilísima de comprender.

Miles de lectores ya disfrutan de un sinfín de soluciones que tienen su origen en la Naturaleza y que están contribuyendo a su mejor salud y calidad de vida. ¿Se lo va a perder usted?

Aproveche ahora para pedir su ejemplar de Plantas & Bienestar y tener así acceso a este artículo especial para combatir el virus de la gripe justo en el peor momento de la epidemia.

Estoy seguro de que le encantará. Pero en cualquier caso usted no se arriesga a nada, ya que cuenta con nuestra GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, lo que significa que si una vez ha empezado a recibir la publicación cambia de opinión, tiene 30 días para darse de baja y recuperar los 25 euros que cuesta la suscripción durante todo un año (12 números).

No espere más para adentrarse en el fascinante universo del poder curativo de las plantas. Puede suscribirse haciendo clic en el siguiente botón:

Haga clic aquí para recibir su ejemplar.