Digestiones pesadas, vientre hinchado después de cada comida, flatulencias, diarreas, dolor de estómago… ¿le suena? Son las consecuencias de las intolerancias alimentarias, un problema con el que tienen que lidiar cada vez más personas.

Quizá usted las sufra e incluso se haya visto obligado ya a prescindir de cierto tipo de alimentos buscando un poco de alivio para sus digestiones.

No es el único. Se estima que hasta un 50% de la población en nuestro país podría sufrir algún tipo de intolerancia. ¡Hay familias que ya no saben ni qué poner en la mesa que le siente bien a todos!

Definitivamente, nos hemos convertido en una sociedad intolerante a muchos alimentos, entrando en una espiral compleja.

En su origen hay multitud de causas: manipulaciones genéticas en la industria alimentaria, infinidad de moléculas artificiales (conservantes, edulcorantes…), alteración de las estructuras moleculares de las proteínas de los alimentos durante los procesos industriales, etc.

No es extraño que nuestro organismo se vea incapaz de digerir en condiciones óptimas y trate de repeler a toda costa los alimentos que lo agreden.

Si es su caso, le interesará muchísimo conocer el enfoque que nuestro experto naturópata Nicolas Wirth ha preparado para hacerle frente, y que consiste en un plan en 5 pasos que le guiará hasta la meta final: volver a recuperar el bienestar digestivo.

Paz digestiva para todos los que sufren intolerancias

Este texto de hoy se dirige especialmente a Asunción R., Matilde P. y José Luis A., suscriptores de Plantas & Bienestar que nos habían preguntado cuándo se tocaría en nuestra revista este problema, para avisarles a ellos y todos lo que sufren intolerancias alimentarias que en el próximo número de la revista encontrarán por fin solución a su problema.

No me resisto a dar un pequeño adelanto aquí, porque el programa que va a poder leer este mes ofrece un enfoque tan novedoso y de resultados tan espectaculares que todo el mundo debe conocerlo.

Se divide en 5 fases, y es imprescindible seguirlas todas y además en el orden señalado.

¡Los resultados están garantizados!

Vamos allá:

PASO 1: Suprima los alimentos que le sientan mal

Tranquilo: al terminar el proceso volverá a introducirlos, pero para poder reparar su tracto digestivo es imprescindible excluir primero los alimentos que ha detectado que le provocan malestar. Estamos hablando de gluten, lácteos, levaduras, etc.

PASO 2. Limite la acidez digestiva

Un tracto digestivo con un pH demasiado bajo (es decir, muy ácido) puede ocasionar inflamación intestinal, lo que favorece las reacciones de este tipo. Esto puede ser consecuencia de una insuficiencia biliar (la bilis alcaliniza el bolo alimenticio) o de una alimentación rica en ácidos.

Y es aquí cuando deberá ayudarse de dos plantas especialmente útiles para este fin. La genciana(Gentiana lutea) es imprescindible, pues mejora el flujo biliar y el funcionamiento del estómago, necesario para el correcto equilibrio del pH y la digestión. También deberá recurrir al diente de león(Taraxacum officinalis), que aumenta el flujo biliar, lo que permite estimular la eliminación renal para evacuar así el exceso de acidez del cuerpo.

En el nuevo número de Plantas & Bienestar encontrará las indicaciones exactas de cómo hacerlo, pues la clave no sólo está en el “qué”, sino también en el “cómo” (cápsulas, infusión, extracto…). Si alguien sabe sacar de las plantas todas sus propiedades y lograr sus máximos beneficios ese es sin duda Nicolas Wirth, que también le detallará cuánto tiempo debe mantener el tratamiento.

PASO 3. Calme la inflamación

Un aparato digestivo que sufre intolerancias es también un aparato digestivo que sufre inflamación y con las mucosas dañadas. Así que toca aliviar esa inflamación y regenerar las mucosas.

Para ello deberá tomar curcumina, ingrediente activo de la cúrcuma (Curcuma longa), que es un antiinflamatorio particularmente eficaz. ¡Pero ojo! Opte por una forma sin piperina (extraída de la pimienta) para evitar una nueva intolerancia. Por el contrario, una combinación con lecitina de soja permitirá la máxima asimilación del principio activo.

Nuestro experto le explicará exactamente cómo tomarla y durante cuánto tiempo, y le desvelará otras dos plantas, también con sus indicaciones precisas, que dejarán su estómago como nuevo. ¡Garantizado!

PASO 4: Equilibre la microbiota

Por supuesto que los probióticos (con lactobacilo y bifidobacterias) son necesarios para favorecer la presencia de bacterias buenas (siempre que aporten al menos dosis diarias de 20 mil millones de microorganismos), pero antes… ¡plantas! En este nuevo número de Plantas & Bienestar encontrará las tres maravillosas especies que, en combinación, actúan como desinfectante, restauradores de la flora intestinal, estimulantes inmunológicos, antisépticos y antifúngicos.

Tras este proceso su sistema digestivo estará completamente limpio y en fase de reparación. ¡Y ya sólo queda un paso más!

PASO 5: Repare la pared intestinal

Sólo falta el “toque” final. Es importante saber que sólo debe recurrir a este paso tras haber superado los anteriores, y es que se trata de un breve tratamiento con un aminoácido que regenera las células intestinales, pero que si se toma antes de tiempo podría originar fermentaciones intestinales.

Por eso prefiero no desvelárselo aquí, para que sea nuestro experto quien le dé las indicaciones precisas para hacerlo todo de la forma conveniente, pues es la clave para conseguir el éxito.

Y ahora lo mejor de todo: una vez su aparato digestivo se haya recuperado siguiendo este programa en cinco pasos, podrá comenzar a reintroducir uno a uno los alimentos que previamente había retirado.

Si tiene intolerancia a algún alimento o cree que podría tenerla, debe leer este número de Plantas & Bienestar del que le he hablado. ¡Funciona!

En él va a encontrar soluciones naturales y muy eficaces con las que dar tregua a sus digestiones y volver a disfrutar de alimentos que hasta ahora le resultaban dañinos.

Pida aquí el nuevo número de Plantas & Bienestar y empiece cuanto antes su programa en 5 pasos.

Estoy seguro de que le encantará. Pero en cualquier caso usted no se arriesga a nada, ya que cuenta con nuestra GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, lo que significa que si una vez ha empezado a recibir la publicación cambia de opinión, tiene 30 días para darse de baja y recuperar los 25 euros que cuesta la suscripción durante todo un año (12 números).

No espere más para adentrarse en el fascinante universo del poder curativo de las plantas. Puede suscribirse haciendo clic en el siguiente botón:

Haga clic aquí para pedir su ejemplar.