Estimado Lector,

Un alimento tan bueno para salud como un trozo de salmón salvaje, lleno de omega 3 y de grasas beneficiosas, puede convertirse en el desencadenante de una muerte repentina.

Y no me refiero a que una de sus espinas se le clave en la garganta o que se atragante al comerlo, sino del choque anafiláctico que puede provocar su consumo en una persona alérgica.

Puede empezar por una simple reacción urticante en la piel (estadio 1) y terminar por la muerte por asfixia (estadio 4).

Y lo más preocupante es que cualquiera puede ser víctima de una reacción de este tipo, incluso aunque hubiese comido ese mismo alimento sin problemas en otras ocasiones.

Y es que las alergias y las intolerancias alimentarias pueden parecer poca cosa, pero tienen unas consecuencias desastrosas para la salud.

Sin embargo, por desgracia, esta realidad es ignorada por la mayoría.

Por eso en el nuevo número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar, el Dr. Jean-Paul Curtay pone el foco sobre las intolerancias y las alergias alimentarias, enseñándole todas las formas posibles de reconocerlas, tratarlas y también distinguirlas.

Y es que se trata de dos problemas que a menudo se confunden entre sí, pero en los que se ven implicados mecanismos diferentes, y que por tanto apelan a métodos distintos con los que hacerles frente.

Tomarlo a broma es un riesgo mortal

Personas que dicen que les sienta mal la leche, el chocolate, la piña, el kiwi… a veces se les tilda de exagerados y hasta de cursis, pero en realidad tiene consecuencias mucho más graves de lo que parece.

¿Por qué? Porque las intolerancias alimentarias a menudo entrañan consecuencias graves para la salud a largo plazo:

  •  Colopatías.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Asma.
  • Poliartritis reumatoide.

Incluso, de forma general, aceleran el desarrollo de enfermedades degenerativas.

Y lo que es peor aún: especialmente en el caso de los niños, habría un vínculo entre las intolerancias alimentarias y el autismo.

Y ahora no me estoy refiriendo a las alergias alimentarias, que como ya ha visto pueden provocar incluso la muerte en apenas un momento, sino a las intolerancias.

La diferencia de la que los medios de comunicación no hablan

¿Conoce la diferencia entre intolerancias y alergias alimentarias? Ciertamente puede resultar algo difícil, ya que las reacciones que implican unas y otras son iguales. Éstas pueden ser:

  • Síntomas cutáneos (picores; erupciones; enrojecimientos; hinchazón de los labios, de la cara, etc.).
  • Síntomas respiratorios (respiración sibilante, sensación de hinchazón en la garganta, dificultad para respirar, sensación de asfixia…).
  • Síntomas digestivos (calambres abdominales, diarrea, cólicos…).
  • Otros (trastornos psiconeuróticos, por ejemplo).

No obstante, con la lectura de este ejemplar de Los Dossiers dedicado al tema sabrá distinguir una y otra perfectamente.

Aquí le ofrezco por adelantado las 3 principales diferencias que existen entre ambas, que encontrará mucho más detalladas en el Dossier.

  1. La rapidez y la virulencia de las reacciones (inmediatas en el caso de las alergias alimentarias).
  2. El papel que juega el sistema inmunitario (ausente en el caso de las intolerancias).
  3. Qué dosis provocan las reacciones (ínfimas en el caso de las alergias y cantidades más importantes en el de las intolerancias).

El ejemplo con el que comencé este texto, el del choque anafiláctico, está reservado a las alergias alimentarias.

Pero no es lo mismo una intolerancia alimentaria que una alergia. Una le mata poco a poco, la otra le fulmina. ¡Y aun así rara vez se hace algo!

Hoy en día es un problema de salud pública creciente, pues el fenómeno de las intolerancias alimentarias ha experimentado -y sigue haciéndolo- un crecimiento exponencial debido a la transformación de los productos por parte de la industria agroalimentaria.

Por eso este número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar supone una herramienta especialmente útil con la que debe contar para proteger tanto su salud como la de los suyos.

Precauciones que debe tomar según su perfil

¿Sabía usted que vivir en una región determinada le hace más propenso a desarrollar ciertas alergias alimentarias?

¿O que masticar un melocotón en según qué zonas puede “despertar” una alergia al polen de ciprés “dormida” hasta ese momento?

¿O que puede sufrir una reacción al comer langosta si es alérgico a los ácaros?

Todos ellos son ejemplos de lo que se denominan “alergias cruzadas”.

Si usted o alguien en su casa ya padece una alergia conocida, no puede perderse el apartado que el Dr. Curtay dedica a este fenómeno. Un cuadro resumen que encontrará al final del mismo le permitirá recordar con sólo un vistazo rápido cuáles son los alimentos “de riesgo” para usted o para ese miembro de su familia según sus alergias conocidas. ¡Verá cómo termina pegando una copia en la puerta de su nevera, bien visible!

Y otros dos apartados de este Dossier le pondrán en guardia sobre otros aspectos que hay que tener en cuenta, como por ejemplo:

  • Los “perfiles de riesgo” de exposición a las alergias alimentarias.
  • Los criterios que multiplican el riesgo de verse afectado por una intolerancia alimentaria.

Y es que no todos somos iguales ante las intolerancias y las alergias alimentarias. Algunos estamos predispuestos genéticamente a ellas y otros no.

No obstante, verá que existen cuatro parámetros sobre los que se puede trabajar en cualquier caso para reducir las probabilidades de desarrollar una intolerancia.

Con la lectura de este Dossier también descubrirá:

  • Los medios para identificar una alergia alimentaria (preste especial atención al caso particular de la enfermedad celíaca).
  • Cómo prevenir el desarrollo de alergias alimentarias en niños (muy importante, ya que hay que empezar a trabajar en el propio embarazo).
  • Cómo diferenciar una alergia de una intolerancia alimentaria (esta última diagnosticada con mucha menos frecuencia).
  • Medidas efectivas para prevenir las intolerancias alimentarias en general (verá que son bastantes, pero precisamente por eso el Dr. Curtay le da una regla mnemotécnica para las recuerde todas).
  • Los cuatros complementos alimenticios más eficaces para prevenirlas.

Y ahora, atención: si usted ya sufre una intolerancia alimentaria, esto que sigue le interesa especialmente.

Una injusticia que tiene cura

En torno a todas estas intolerancias alimentarias, reales o imaginarias, se ha creado un verdadero negocio.

Cuando digo intolerancias “imaginarias” me refiero a las campañas de publicidad que consiguen que un gran porcentaje de la población evite alimentos que tolera perfectamente simplemente porque cree que le hacen daño.

Y es que quizá lo más espectacular de este negocio es la ingente proliferación de los “productos sin gluten”, que desde hace años han invadido nuestros supermercados.

No obstante, detrás de estas campañas de marketing se esconde una gran farsa. Cito aquí literalmente al Dr. Curtay: “Los productos sin gluten, incluso los ‘bio’, siguen teniendo los mismos ingredientes calamitosos que el resto de los productos de la industria agroalimentaria: azúcares rápidos, grasas saturadas, sal y moléculas de Maillard (en las partes quemadas), como sucede en la mayoría de galletas, cereales y pasteles que pueda encontrar en casi cualquier supermercado”.

No obstante, existe una eficaz estrategia para curar las intolerancias alimentarias, incluida la celiaquía: es el tratamiento 100% natural que este mes podrá leer en el último ejemplar de Los Dossiers del Dr. Curtay.

Pero, además de ese tratamiento en general, Jean-Paul Curtay pone el foco más concretamente sobre las cinco intolerancias alimentarias más comunes:

  • A la lactosa.
  • A los productos lácteos (sí, aunque le sorprenda, ¡no es lo mismo!).
  • Al gluten.
  • A la histamina y la tiramina.
  • A los aditivos y colorantes.

En cualquiera de esos casos el Dr. Curtay le ofrece la lista de alimentos que debería evitar, así como otros métodos con los que podrá luchar más eficazmente contra su intolerancia.

Enviaremos a la imprenta este nuevo número de Los Dossiers dedicado a la intolerancias y las alergias alimentarias el próximo martes día 28 de noviembre a primera hora.

Por eso, si desea recibirlo, le aconsejo que reserve su ejemplar ahora mismo a través de este enlace.