Le presento a su boca.


Para muchas personas es una gran desconocida, tanto por la forma de cuidarla adecuadamente para mantenerla sana como por su importancia en el correcto funcionamiento del resto del organismo.

Por eso, cuando hace unos días el Dr. Curtay me anticipó el tema de su próximo Dossier, la higiene bucodental y su incidencia directa sobre la salud, me pareció apasionante.

Según sus propias palabras “un mal cuidado de la boca puede tener gravísimas consecuencias sobre la salud en general”.

Como ejemplo, me habló de los brackets, ese aparato que fuerza los dientes hasta recolocarlos con alambre y tornillos (últimamente también son transparentes por motivos estéticos). Aunque en algunos casos está absolutamente justificado por motivos de salud, este tratamiento causa “furor” entre los adolescentes y no pocos adultos por mera vanidad. Y lo que casi ninguno de ellos sabe es que no sale gratis para su salud: provoca dolores de cabeza, vértigos e insomnio. Incluso, en algunos casos, pueden inducir a estados depresivos.

¿Tiene sentido caer en una depresión sólo por exhibir una sonrisa de anuncio?

Yo creo que no.

Este es sólo un ejemplo de cómo la boca puede ser el origen de muchos problemas de salud. Pero hay muchos más, y las consecuencias pueden ser infinitamente más graves. Así ocurre con la periodontitis (infección e inflamación de las encías), responsable de patologías cardiovasculares, insuficiencia renal y partos prematuros, o incluso con los problemas de masticación, que incrementan el riesgo de sobrepeso y de diabetes.

Por ello, me atrevería a decir que este Dossier es de lectura obligada, tanto para promover el correcto cuidado bucodental como para prevenir los posibles problemas de salud que puedan surgir. Si usted cree que lavarse los dientes tres veces al día es suficiente, le aconsejo que no se lo pierda.

A continuación, le voy a anticipar otras muchas razones de por qué debe leerlo.

La importancia del cepillado

El cepillado es el primer paso para cuidar la salud de su boca. Pero más allá de cepillarse los dientes regularmente después de las comidas (que es cuando se forma la placa dental), es fundamental hacerlo correctamente. Por ejemplo, usted sabe…

  • … ¿en qué sentido debe desplazarse el cepillo entre el diente y la encía?
  • … ¿en qué ángulo debe inclinarse el cepillo para llegar de forma eficaz a la cara externa, interna y superior del diente?
  • … ¿cuánto tiempo debe durar el cepillado para limpiar eficazmente los 32 dientes (si tiene la suerte de conservarlos todos) que componen su dentadura?

Le pregunto esto porque no todo el mundo conoce la manera adecuada de lavarse los dientes, y si no se hace correctamente es ineficaz y no sirve absolutamente de nada. De hecho, el Dr. Curtay le aconseja que no pasee mientras se cepilla y se concentre frente al espejo en esta importante tarea de limpieza.

También le revela cuál es la dureza idónea del cepillo (sobre todo si se toman habitualmente cítricos y otros alimentos ácidos), cómo utilizar el hilo dental -el cepillo convencional sólo accede a 3 de las 5 caras del diente- y con qué producto es conveniente enjuagarse la boca entes de lavarse los dientes para proteger el esmalte.

Mención aparte merece la elección del dentífrico y del enjuague bucal. Y aquí el Dr. Curtay es mucho más tajante: ¡EVITE LOS PRODUCTOS QUÍMICOS!

Dentífricos tóxicos y alternativas naturales

Los dentífricos convencionales están repletos de sustancias peligrosas.

Y no sólo me refiero al flúor, erróneamente alabado hace unos años por combatir la caries (hoy sabemos que, al desplazar el calcio del diente, debilita su matriz interna y puede provocar agujeros). Detrás de la aparente sensación de limpieza y frescor que dejan en la boca, los dentífricos químicos esconden compuestos desinfectantes, espumantes, disruptores endocrinos… potencialmente nocivos para su salud.

Vea si no:

  • El lauril éter sulfato de sodio, que además de formar la espuma del dentífrico altera la flora bucal, reduce la salivación (que es esencial para una correcta salud bucodental) y puede generar ulceraciones en la mucosa bucal o aftas.
  • Conservantes como el formaldehído, prohibido en Estados Unidos desde los años 80 y clasificado como carcinógeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que inexplicablemente sigue presente en numerosos productos de higiene bucal.
  • O el triclosán, un potente desinfectante carcinógeno también prohibido en Estados Unidos pero que en nuestro país sigue a la venta.

En cuanto a los enjuagues bucales, la sustancia que se lleva la palma por eliminar supuestamente las bacterias y la placa es la clorhexidina, presente también en los espráis contra el mal aliento.

Además de la retahíla de efectos secundarios que conlleva su uso (coloración de los dientes y la lengua, inflamación de las glándulas salivales, alteración del sentido del gusto, destrucción de la flora bucal protectora, etc.), numerosos estudios han puesto de manifiesto que la clorhexidina es genotóxica, es decir, que provoca alteraciones en el ADN de las células de la mucosa bucal. Y pese a todo, sigue formando parte de la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿No es inquietante?

En cualquier caso, no se preocupe: usted no tiene por qué envenenarse. Afortunadamente el Dr. Curtay le ofrece alternativas naturales eficaces e inocuas a los productos químicos para la higiene bucodental.

Su recomendación aquí también es clara:

  • Pastas de dientes ecológicas que sólo contengan principios activos naturales. Son extractos de plantas o aceites esenciales que aparecen detallados en el Dossier y que usted deberá buscar en la etiqueta de su dentífrico para lavarse los dientes con eficacia y seguridad. Y si prefiere elaborar su propia pasta dentífrica, también encontrará una sencilla receta para hacerla en su casa sin ningún esfuerzo.
  • En cuanto a los enjuagues bucales naturales, son una excelente alternativa a la tan dañina clorhexidina. Además de ser totalmente inocuo, enjuagarse con un tipo de té en concreto la supera en eficacia en los estudios comparativos sobre protección dental, reduciendo a la mitad en unos minutos el número de bacterias perjudiciales presentes en la placa, como el Streptococcus mutans. ¡Le va a sorprender cuando lo lea!

En definitiva, en el Dossier “Salud bucodental: guía para reforzar la salud de sus dientes y boca y además prevenir otras enfermedades graves” usted va a conocer de primera mano todas las prácticas indispensables para mantener una buena salud dental.

Pero además el Dr. Curtay no sólo le habla de las medidas preventivas que debe adoptar. También le ayudará a detectar cuándo algo no va bien en su boca y cómo reaccionar. Este momento es de vital importancia, pues algunas de las peores enfermedades tienen su origen precisamente en la desatención o el mal cuidado de este órgano vital.

¡Atención a las pequeñas molestias!

El cuerpo humano es un conjunto de sistemas interrelacionados que hace que una enfermedad de la boca llegue a afectar la salud de otro órgano aparentemente independiente. Por eso, debe tomarse muy en serio cualquier síntoma (por insignificante que pueda parecerle), ya que puede generar graves interacciones.

No crea que exagero:

  • Las afecciones periodontales pueden aumentar el riesgo de hemorragia cerebral, demencia y enfermedades renales crónicas.
  • Las encías sangrantes aumentan el riesgo cardiovascular en un 40%.
  • El 35% de las personas que sufren dolor de espalda tienen problemas de oclusión dental (mala colocación de los dientes).
  • Esta misma falta de armonía entre los maxilares superior e inferior también pueden generar fatiga, depresión e incluso contribuir a la aparición de fibromialgia.
  • Asimismo, el síndrome disfuncional del sistema masticatorio, que afecta al 8% de la población, es el responsable de dolores y chasquidos en las articulaciones de la mandíbula, estrés y alteraciones emocionales.
  • Algunas bacterias patógenas de la esfera bucal, como la Porphyromonas gingivalis, pueden favorecer el cáncer de esófago, y por cada milímetro de hueso de la mandíbula que se pierde debido a afecciones bucales el riesgo de cáncer de lengua se multiplica por cinco.

Por éstas y otras muchas interacciones, me atrevería a decir que este Dossier sobre la correcta higiene y atención de su boca es vital para el resto de su organismo. En él va a encontrar una completa guía con los consejos, las prácticas y los hábitos que debe seguir para cuidarla como se merece. Y también todas las soluciones para la prevención y el tratamiento de las múltiples patologías que la amenazan.

Soluciones bucodentales desde la nutrición

Como siempre hace, el Dr. Curtay le ofrece un enfoque terapéutico desde la nutrición y el cuidado de la alimentación. Y en el caso de la salud bucodental, esto es especialmente importante, ya que los alimentos que ingerimos tienen un efecto directo sobre la boca y los dientes. Por ejemplo:

  • El ácido láctico que producen ciertos azúcares erosiona el esmalte y desmineraliza los dientes.
  • La acidificación que provocan algunos alimentos, como la carne, los derivados de la la leche o las bebidas alcohólicas, ataca a la dentina que se encuentra bajo el esmalte y provoca caries.
  • Además de la ingesta de alimentos en sí, hay que tener en cuenta los procesos que ocurren en la boca. La masticación y la salivación son fundamentales tanto para la salud bucodental como para la digestión y debe seguir las indicaciones que aparecen en el Dossier para solucionar los posibles problemas y déficits que pueda padecer.

Pero sobre todo, donde el Dr. Curtay ha puesto el foco es en los hábitos nutricionales contra la periodontitis dental, el mayor enemigo de su boca. Y no sólo se trata de huir de los alimentos ricos en azúcares, que usted ya sabe que son el principal aliado de las caries (un problema que no deja de aumentar especialmente entre los menores, seducidos por los anuncios de dulces que prometen placer y felicidad), sino de una serie de medidas que serán tremendamente beneficiosas para su salud dental.

También descubrirá:

  • Qué tipo de grasas debe evitar y con qué frecuencia puede comer proteínas animales.
  • Cuáles son los vegetales ricos en fibras, los que aportan determinadas vitaminas y los más ricos en polifenoles, que deben ocupar un lugar central en su dieta.
  • Con qué aportes de minerales es aconsejable suplementar la alimentación.
  • Qué tratamiento debe seguir para optimizar sus niveles de vitamina D, cuáles son los marcadores idóneos y cuánto tiempo debe durar la suplementación.
  • Cómo actúan los arándanos, la cúrcuma y los ácidos grasos omega 3 contra los síntomas de la periodontitis y sus principales indicaciones.
  • Y conocerá el conjunto de nutrientes que deberá tomar en caso de que existan factores de riesgo o tenga una patología diagnosticada: vitaminas, polifenoles, antioxidantes… y también la cantidad diaria de coenzima Q10 que necesita en función de la gravedad.

No tenga duda de que este Dossier va a suponer un antes y un después en el cuidado y mantenimiento de su salud bucodental. La cantidad de información útil que va a encontrar en él le parecerá inagotable.

¿Le rechinan los dientes mientras duerme? Tranquilo, las técnicas de respiración completa o el yoga (entre otras muchas terapias naturales) le van a ayudar a corregir su problema de bruxismo, cada vez más común debido al estrés.

¿Tiene mal aliento o halitosis? Evite a toda costa los enjuagues bucales químicos y pruebe una solución acuosa mucho más sencilla para acabar con él.

Y hablando de aliento… ¿se priva de las propiedades saludables del ajo debido al fuerte olor que deja en su boca? Tranquilo, también aprenderá a macerar el ajo para evitar este problema.

Cómo tratar las consecuencias de la oclusión dental con soluciones naturales, liberarse del estrés que sobrecarga los músculos de su mandíbula con una simple ortopedia o aliviar los dolores con sencillos ejercicios (hacer presión con la punta de la lengua en el paladar es uno de ellos) son otras de las sorprendentes revelaciones que el Dr. Curtay tiene reservadas para usted. ¡Pero hay muchas más!

Si tiene en cuenta que…

  • … posiblemente no cuide su boca como debería..
  • … la publicidad crea necesidades y soluciones engañosas…
  • … y los remedios químicos para la boca son peores que la enfermedad…

… este Dossier le dejará con la boca abierta y mucho más sana. ¡No se lo puede perder!

Pero para conseguirlo y mejorar tanto su salud bucodental como su estado de salud general debe darse mucha prisa.

Tiene hasta el 27 de septiembre para solicitar su ejemplar

El próximo viernes 28 enviaremos a la imprenta el nuevo ejemplar de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar “Salud bucodental: guía para reforzar la salud de sus dientes y boca y además prevenir otras enfermedades graves”, por lo que le recomiendo que reserve el suyo cuanto antes si quiere recibirlo impreso directamente en su domicilio.

Una vez tenga en sus manos este Dossier, sepa que tiene 30 días para cambiar de opinión respecto a su suscripción, por lo que si lo desea puede comunicárnoslo y cancelar la suscripción, recuperando su dinero. Si así fuera, ¡haber vencido al dolor de espalda no le habrá costado nada!

Haga clic aquí para saber más sobre Los Dossiers, su garantía de satisfacción de 30 días y conseguir su ejemplar sobre la salud bucodental.