Música clásica, boleros… Mucha gente acostumbra a escuchar algo de música a final del día para relajarse, o incluso se mete en la cama con la radio encendida. El problema es que, en realidad, este hábito puede producir el efecto contrario y perturbar el sueño, de acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Baylor (Estados Unidos)(1).

Esto se debe a que, una vez la música ha terminado, el cerebro sigue procesándola, incluso mientras dormimos. Y esto sucede con mayor magnitud cuando generamos una imagen musical involuntaria; es decir, cuando una canción pegadiza se nos queda grabada y no conseguimos desprendernos de ella (lo que se denomina “gusano musical” o “auditivo”). 

Su influencia es tal que muchas personas incluso se despiertan en mitad de la noche o por la mañana con la misma canción en la cabeza, tal y como ha demostrado este estudio. En él, los participantes que registraron un gusano musical durante el sueño mostraron más oscilaciones lentas, un marcador del proceso de reactivación de la memoria que tiene lugar mientras dormimos.

Es decir, que este fenómeno impide al cerebro realizar correctamente las funciones regenerativas que tienen lugar durante el sueño y con ello, por supuesto, también se ve resentida la calidad del descanso. De hecho, lo hace hasta tal punto que quienes sufren este problema al menos una vez a la semana tienen hasta 6 veces más probabilidades de sufrir una mala calidad del sueño.

Por último, una curiosidad: los investigadores se dieron cuenta de que no todas las músicas afectan por igual al sueño y al cerebro. Así, por sorprendente que parezca, las canciones instrumentales tienen una mayor probabilidad de provocar gusanos auditivos que las líricas (con letra), por ejemplo.

Nota de Salud en 1 Minuto: ya ve que los resultados de esta investigación contradicen la idea de que la música es un hipnótico que puede ayudar a conciliar el sueño. Si le cuesta dormirse, mejor pruebe este sencillo pero útil consejo.

Fuente:

  1. Scullin MK, Gao C, Fillmore P. “Bedtime Music, Involuntary Musical Imagery, and Sleep”. Psychological Science. June 2021.