Aumentar la fuerza muscular en general puede mejorar la salud cardiovascular. Y es que durante los ejercicios de fuerza los músculos liberan unas sustancias denominadas mioquinas que resultan muy beneficiosas para la salud del corazón.

Según los investigadores que han llegado a esta conclusión(1), en los casos de enfermedad cardiovascular no suele tenerse en cuenta el factor de riesgo que implica la pérdida de fuerza y masa muscular. Por ello han realizado un estudio para tratar a fondo esta relación y han descubierto que este problema puede solucionarse si se sigue un entrenamiento de fuerza, incluso entre las personas mayores.

Se trata de poner el foco de atención sobre el hecho de que el ejercicio físico puede y debe formar parte del tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. De este modo, señalan, habría más motivos para que los pacientes se decidieran a hacer más ejercicio.

 

Fuentes:

  1. Carmen Fiuza-Luces, Alejandro Santos-Lozano, Michael Joyner et al: “Exercise benefits in cardiovascular disease: beyond attenuation of traditional risk factors”. Nature Reviews Cardiology. 2018.