Un equipo de investigadores ha puesto el foco de atención sobre un sorprendente método de diagnóstico para predecir el riesgo de complicaciones en pacientes con insuficiencia cardíaca: midiendo el tamaño de su pupila(1).

Esta conclusión parte de un estudio realizado con 870 pacientes hospitalizados por insuficiencia cardíaca aguda. Al ingresar se les midió el área de la pupila y fueron divididos en dos grupos dependiendo de si esa zona medía más de 16,6 mm2 o menos. A continuación se les realizó un seguimiento para ver qué pacientes mejoraban, quiénes sufrían recaídas o incluso si algunos fallecían a consecuencia de esos problemas cardíacos.

Se observó así que los pacientes con una pupila más pequeña sufren más reingresos hospitalarios e incluso tienen una menor tasa de supervivencia. Por el contrario, el tener un área grande se asocia con una mayor supervivencia.

Esta relación se debe en realidad a un mecanismo totalmente natural: en situaciones de alerta se dilata la pupila -que depende del sistema simpático- debido a una liberación de noradrenalina, la conocida como “hormona del estrés”. Asimismo, se sabe que en caso de insuficiencia cardíaca también tiene lugar una mayor secreción de esta hormona. Por tanto, atendiendo a ese síntoma se puede determinar si hay riesgo de complicaciones cardíacas.

Eso sí, hay que tener en cuenta que este método no es aplicable en pacientes que padecen algún trastorno ocular (cataratas, degeneración macular asociada a la edad -DMAE-, etc.).

Consejo de Salud en 1 Minuto: el menor tamaño de la pupila no es, ni mucho menos, el único síntoma de mala salud del que sus ojos pueden advertirle. Aquí tiene otras 14 señales de alerta que pueden estar enviando estos órganos.

Fuentes:

1. Kohei Nozaki, Nobuaki Hamazaki, Shohei Yamamoto et al.: “Prognostic value of pupil area for all‐cause mortality in patients with heart failure”. ESC Heart Failure. 2020.