La muerte súbita entre los jóvenes está más relacionada con la obesidad que con un esfuerzo excesivo realizado durante la práctica de un deporte. Estas son las conclusiones de un estudio(1) que ha relacionado los factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión, obesidad, hiperlipidemia y tabaquismo) con los paros cardíacos súbitos.

Para confirmar esta relación se analizaron todos los casos de muerte súbita que se produjeron entre 2002 y 2015 en Portland (Estados Unidos), reuniendo datos de entre una población de casi un millón de personas. Se observó así que entre las personas de 5 a 34 años que sufrieron un paro cardíaco súbito sólo el 14% estaba realizando actividades deportivas en ese momento. Sin embargo, respecto a los factores de riesgo cardiovascular, el 15% tenía hipertensión, el 25% antecedentes de tabaquismo y el 40% sobrepeso.

De este modo, aunque ya se sabía que los jóvenes que presentan estos factores de riesgo tienen más probabilidades de fallecer por un infarto a una edad adulta, este estudio confirma que también pueden sufrirlo mucho antes. Una situación que preocupa especialmente si se tiene en cuenta que sólo el 29% de los jóvenes que fallecieron de manera súbita presentaron síntomas previos, a diferencia del 50% registrado entre los adultos que sufrieron un paro cardíaco.

Fuentes:

1. Paro cardíaco súbito vinculado a la obesidad en jóvenes – Medscape – 1 de marzo de 2018.