Esto es lo que concluye un reciente ensayo controlado y aleatorizado(1) (es decir, que se ha realizado siguiendo el mayor estándar de calidad). En concreto, señala que el taichí es tan eficaz como los ejercicios aeróbicos o de fuerza a la hora de reducir la grasa abdominal.

Este tipo de grasa es la que se acumula alrededor del abdomen y está directamente relacionada con el síndrome metabólico (caracterizado también por un alto nivel de triglicéridos y uno bajo de HDL -o colesterol “bueno”-).

Además, esa grasa suele ser la más difícil de eliminar, lo que vuelve aún más interesante este ensayo realizado por investigadores de la Universidad de Hong Kong (China). En él se dividió a 543 adultos de más de 50 años con grasa abdominal en 3 grupos. Los del primero practicaron taichí, los del segundo actividades de fuerza y caminatas a paso ligero y los del tercer grupo no realizaron ningún tipo de actividad física durante los 3 meses que duró el estudio.

Evidentemente, solo los que se ejercitaron (en concreto, en sesiones de 1 hora repetidas 3 veces a la semana) vieron reducido su peso y el perímetro de su cintura. Pero lo llamativo fue que no se observaron diferencias entre los que practicaron taichí o ejercicios aeróbicos y de fuerza. En otras palabras: la práctica de esta técnica milenaria es igual de efectiva que otros ejercicios más intensos a la hora de reducir la grasa abdominal. De ahí que, si quiere perder peso pero por su edad o condición física no se atreve a realizar ejercicios más intensos, el taichí puede ser la solución.

Consejo de Salud en 1 Minuto: esta práctica puede realizarse a cualquier edad y, además, también ayuda a reducir el dolor, incluso en caso de artrosis o de fibromialgia (puede ahondar sobre este último ejemplo en este estudio).

Fuentes:

1. Parco M. Siu, Angus P. Yu, Edwin C. Chin et al.: Effects of Tai Chi or Conventional Exercise on Central Obesity in Middle-Aged and Older Adults – A Three-Group Randomized Controlled Trial. Annals of Internal Medicine. 2021.