La práctica de ejercicio físico por parte de personas mayores contribuye a mejorar sus funciones cognitivas, tanto si ya sufren un leve deterioro cognitivo, como si no. Estas son las conclusiones del informe publicado en la revista Neurology(1) a partir de la revisión de 4.600 estudios que contaron con la participación de más de 11.000 personas.

El ejercicio que permitiría obtener estas mejoras en el rendimiento cognitivo sería de tipo aeróbico (caminar, correr o montar en bicicleta, por ejemplo), aunque también servirían prácticas como el yoga o el Tai chi.

No obstante, los investigadores han señalado que antes de ponerse a practicar cualquiera de estos ejercicios es importante realizarse un chequeo y contar con la supervisión de su médico, para así dar con el ejercicio idóneo en cada caso, atendiendo a la intensidad, el tiempo y las sesiones que deberá llevar a cabo semanalmente.

Según sea el ejercicio que se quiera practicar, y dependiendo del estado de su salud cognitiva en particular y física en general, deberá realizar un ejercicio más constante para poder ver una mejoría de sus capacidades.

 

Fuentes:

Pascual-Leone, Gomes-Osman et al: “BIDMC Researchers Determine Exercise Dose Linked to Improved Cognitive Performance in Older Adults”. Neurology: Clinical Practice. 2018