El alzhéimer es la principal enfermedad neurodegenerativa del país, que afecta a más de 800.000 personas, diagnosticándose cada año 40.000 nuevos casos.

A falta de un tratamiento que permita revertir la enfermedad definitivamente, la prevención sigue siendo a día de hoy la mejor estrategia. Y son numerosos los estudios que aseguran que mantener hábitos de vida saludables puede reducir hasta en un 40% los casos de alzhéimer, o al menos retrasar el momento en el que la enfermedad haga su aparición.

Entre las medidas que deberían aplicarse destaca seguir una dieta mediterránea para tener buenos aportes de antioxidantes, omega 3 y vitaminas C y E, así como realizar ejercicio físico de manera regular. Pero los expertos señalan que igual de importante es llevar a cabo actividades sociales para de este modo fomentar la autoestima y la autosuficiencia, ya que ello va a permitir que la mente se ejercite. Señalan así que leer o visitar exposiciones, así como participar en charlas sociales o incluso jugar a juegos de mesa disminuiría el riesgo de sufrir deterioro cognitivo.

 

Fuente: Sociedad Española de Neurología (SEN).