Dormir poco (o demasiado) aumenta el riesgo de sufrir una grave enfermedad ocular

Compartir

Una mala calidad del sueño aumenta el riesgo de desarrollar glaucoma, un trastorno ocular que puede derivar en la pérdida irreversible de la vista. Así lo aseguran unos investigadores que realizaron, durante una década, un seguimiento a más de 400.000 personas de entre 40 y 69 años(1).

Se trata, por tanto, de uno de los más amplios estudios centrados en los patrones de sueño y su relación con esta afección ocular, la cual se debe a daños en el nervio óptico. En el tiempo que duró la investigación los expertos identificaron 8.690 casos de glaucoma y, tras comparar estos datos con los hábitos de sueño de los participantes, observaron que los que tenían un patrón de sueño poco saludable presentaban un 13% más de riesgo de padecer glaucoma.

Ahora bien, por un patrón de sueño “poco saludable” se entiende tanto el dormir menos de 7 horas como el hacerlo más de 9. Pero ¿por qué ocurre esto? Según los investigadores, la razón es que la presión interna del ojo -un factor clave en el desarrollo del glaucoma- tiende a aumentar cuando uno está acostado, pero también cuando hay un desajuste de las hormonas del sueño, que es lo que ocurre si no se descansa lo suficiente. Además, esa presión puede aumentar en caso de depresión o ansiedad, que son dos síntomas asociados a la falta de descanso.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Para prevenir el glaucoma, una de las principales causas de ceguera entre las personas mayores de 60 años, conviene seguir los consejos que aquí le damos.

Fuentes

1. Cun Sun, Huazhen Yang, Yihan Hu et al.: “Association of sleep behaviour and pattern with the risk of glaucoma: a prospective cohort study in the UK Biobank”. BMJ Open. 2022.


Comentarios 0 comentarios