¿Le ha propuesto alguna vez su dentista algún tratamiento a base de plantas para tratar los problemas bucales? En realidad es una pregunta retórica, pues estoy seguro de que no.

Nada más entrar en una consulta siempre llega ese olor inconfundible capaz de despertar los mayores miedos en quienes tienen fobia al dentista. Proviene básicamente del gel de fluoruro, del formocresol y del acrílico que se utilizan en gran cantidad de procedimientos, además del glutaraldehído que sirve para limpiar el instrumental, entre otras sustancias.

Pues ahora imagínese entrar en la consulta del dentista y que oliera a esclárea (muy interesante para un gran número de patologías de la boca por sus virtudes antálgicas y antiiflamatorias y para tratar el sangrado de las encías) o a árbol de té (excelente como base para un enjuague bucal frente a las caries).

Estas son algunas de las plantas que usa en su consulta dental Florine Boukhobza, odontóloga, fitoterapeuta y homeópata, quien tiene muy claro que cuando, por ejemplo, tiene que elegir para aplicar a un paciente entre un gel antiinflamatorio que contenga productos químicos y una preparación a base de plantas con la misma eficacia, prescribe siempre la segunda. ¡Y sus pacientes están encantados!

Este mes en Plantas & Bienestar Florine Boukhobza va a compartir con nuestros lectores no ya los tratamientos que ella aplica en consulta, sino algo muy valioso: los remedios que puede aplicar el lector en su propia casa.

Encontrará consejos para el dolor de muelas, contra las aftas, la gingivitis, los pequeños daños en la mucosa de la boca, el sangrado de las encías, el mal aliento, para prevenir las caries y hasta para cepillarse los dientes.

¡No puede perdérselo! Y menos aún si es de los que pasa un mal rato en el dentista.

Pida aquí cuanto antes su ejemplar para asegurarse de recibirlo a tiempo.