La incidencia de la diabetes tipo 2 no deja de aumentar.

Según la última encuesta realizada por la Federación Española de Diabetes, más de 5 millones de españoles tienen un alto riesgo de acabar padeciendo esta enfermedad en la próxima década, siendo ese riesgo “muy alto” entre los mayores de 57 años. (1)

Probablemente estos datos no le digan nada nuevo, ya que los medios de comunicación llevan años alertándonos de que los casos de esta enfermedad no dejan de aumentar, un hecho ciertamente preocupante. Sobre todo si se tienen en cuenta los numerosos problemas asociados a esta patología (daño renal, neuropatías periféricas, hipertensión y retinopatía diabética; hasta el triple de riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer…).

Y eso por no hablar de los efectos secundarios que acompañan a la metformina, el fármaco de referencia para la diabetes (y, según muchos médicos, la única manera de controlar el nivel de glucosa): trastornos gástricos severos, problemas de erección, riesgos cardíacos…

Por ello, en lugar de repetirle lo que a estas alturas seguro que ya conoce, me gustaría centrarme en las soluciones naturales y alternativas frente a la diabetes, tanto para prevenirla como para tratarla una vez se ha desencadenado.

Solo tiene que seguir los consejos que ahora le indico, todos ellos avalados por la investigación científica más puntera.

Medidas naturales para prevenir la diabetes

  • Hacer deporte a diario. Practicar 30 minutos de ejercicio al día basta para reducir ¡hasta en un 58%! el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

    Esta sorprendente efectividad se debe a que durante el ejercicio los músculos utilizan la glucosa presente en la sangre para transformarla en energía y poder rendir adecuadamente. De este modo, cuanto menos azúcar haya en la sangre, menos riesgo habrá de diabetes. Así de sencillo. (2)

  • Reducir el consumo de glúcidos. Como es evidente, la nutrición juega un papel crucial en el control de la glucemia, por lo que debe evitar un consumo excesivo de alimentos demasiado ricos en glúcidos (pastas y pan blanco, cereales enteros, zumos -también los naturales-, bebidas azucaradas…) y primar aquellos de reconocidas propiedades antidiabetes: legumbres, cereales integrales, frutas y verduras en general, frutos secos y especias como la canela de Ceilán (aquí puede leer cómo tomar esta planta antidiabetes, además de las investigaciones más relevantes acerca de su uso).
  • ¡Que no falte el aceite de oliva! Uno de los últimos estudios en confirmar las propiedades del aceite de oliva virgen extra ha concluido que las personas con prediabetes (es decir, con un nivel de glucosa en sangre de entre 100 y 125 mg/dl en ayunas) pueden reducir a la mitad el riesgo de diabetes si toman a diario este aceite.
    De él destaca su alto contenido en ácido oleanólico, una sustancia que ayuda a preservar la supervivencia de las células del páncreas (las encargadas de segregar la insulina, responsable a su vez del control de la glucemia). (3)

Todo esto está muy bien para evitar el desarrollo de la enfermedad, pero ¿qué ocurre si ya se tiene?”, puede que se estén preguntando algunos. “¿No hay nada que se pueda hacer?

¡Al contrario!

Existen numerosas soluciones vegetales que se ha demostrado ayudan a controlar el nivel de glucemia y la evolución de la enfermedad.

Y le hablaré de todas ellas en un próximo Tener S@lud.

Esté atento a su correo para no perdérselo.

¡A su salud!