Dependiendo de la edad que usted tenga, es probable que haya visto una botella como esta en alguna ocasión en casa de sus abuelos, de sus padres o de algún otro pariente.

O que la tenga o la haya tenido usted mismo en su propio hogar.

Y es que hubo un tiempo en el que el frasco de “agua del Carmen” o “melisana”, como también se conoce, no faltaba en ningún botiquín.

Una panacea para todos los públicos

En realidad, la receta de este preparado varía un poco según la zona en la que se elabora (más adelante hablaremos sobre ello). Sin embargo, al ser la melisa uno de sus principales ingredientes, en general funciona siempre como un remedio excepcional contra los sofocos, las malas digestiones y los mareos.

La planta de la melisa, de nombre botánico Melissa officinalis y de la familia de las lamiáceas, posee importantes propiedades reconfortantes, tonificantes y espasmolíticas, por lo que ayuda frente a las pequeñas crisis nerviosas, el malestar, las digestiones pesadas y todo tipo de desarreglos rítmicos y metabólicos con origen en el plano emocional.

Pero lo mejor es que pueden beneficiarse de ella con total seguridad incluso los niños y las mujeres embarazadas, perfiles muy delicados, lo que seguramente ha contribuido a que alcanzase su enorme fama.

Un éxito del marketing en pleno S. XVIII

Célebres médicos de todo el mundo, desde Avicena a Paracelso, apuntaron en su día que la melisa es una de las mejores herramientas de las que nos provee la tierra para tratar el corazón.

De hecho, esta planta es muy conocida desde la Antigüedad por sus numerosas propiedades, si bien la primera fórmula de solución de melisa disuelta en alcohol (lo que hoy conocemos como “agua del Carmen”) nos llegó, al parecer, al regreso de una Cruzada.

Apenas unos siglos más tarde este elixir ya se había convertido en toda una leyenda gracias al importante papel que jugó en la corte de Luis XIV de Francia, el “Rey Sol”.

Al parecer allí abusaban de ella tanto las damas sujetas a trastornos nerviosos como el famoso cardenal Richelieu, quien aliviaba a lingotazos sus terribles crisis de migraña.

¡Fue desde allí que terminó convirtiéndose en un fenómeno en todo el mundo!

¿Un invento español?

Diversos autores apuntan a que quienes trajeron el pergamino con la receta del agua de melisa desde Tierra Santa fueron los miembros de una comunidad cristiana que se instaló en Europa bajo el nombre de “Carmelitas”.

En concreto, la Orden española de los Carmelitas Descalzos.

Invento suyo o no, lo cierto es que estos monjes no tardaron en empezar a hacer negocio con el alcoholato, que en un primer momento se conocía como “agua de citronela” y luego pasó a denominarse “agua de los Carmelitas” o “del Carmen”.

En 1611 la fórmula ya había sido registrada y en 1709 se les otorgó a los Carmelitas la exclusividad de la fabricación y venta del preciado líquido.

Pero en cualquier caso, como dije al comienzo de este texto, lo cierto es que la receta original ha sufrido numerosas variaciones a lo largo de la Historia.

En España quizá la receta más famosa sea la conocida como “agua de toronjil de los Carmelitas”, que se compone de alcohol, agua, hojas y flores de melisa, raíz de angélica, limón, canela, cilantro y clavo de olor.

Pero igual de célebre es la receta de la familia Boyer, que perpetúa la tradición desde 1838. En este caso hablamos de una destilación de melisa fresca macerada después en alcohol con otras 13 plantas aromáticas (angélica, muguete, berro, limón, mejorana, prímula, ajedrea, salvia, lavanda, artemisa, camomila, tomillo y romero) y 9 especias (cilantro, canela, clavo, nuez moscada, anís verde, hinojo, genciana, angélica y sándalo).

¡Ahí es nada!

Un indispensable del botiquín

Como hemos visto, la melisa se conoce desde antaño por sus cualidades digestivas y calmantes de los nervios, de la ansiedad e incluso del insomnio (tanto es así que se usa en recetas de todo tipo, por ejemplo frente a la incontinencia urinaria). (1) (2)

Pero es que sus propiedades no se quedan ahí: sus aceites esenciales eliminan las bacterias responsables de la fermentación intestinal (si se combina con la menta piperita el resultado es todavía mejor) y es incluso antivírica. (3)

De hecho, esta planta podría permitirle decir adiós de una vez por todas al herpes labial. Y es que si bien el virus Herpes simplex es capaz de desarrollar resistencia a los antivirales comúnmente utilizados (aquí puede leer algo más sobre este virus), no lo logra con los ácidos presentes en el aceite esencial de melisa.

¡Incluso en concentraciones muy bajas el extracto de esta planta demuestra gran capacidad viricida al inhibir la fijación del herpes!

De igual modo, posee una importante acción antifúngica muy útil frente a la Candida albicans, uno de los hongos responsables de las micosis más recurrentes en la actualidad. (4)

Y al margen de todo esto la melisa también ofrece efectos analgésicos (algo probado en estudios sobre dolores en el parto) e incluso cierta capacidad protectora frente al envejecimiento prematuro provocado por los radicales libres (derivados del estrés, de la radiación, de la contaminación…). (5) (6) (7)

En definitiva: un poco de melisa a diario, sea en el formato que sea, puede ayudarle a proteger su salud frente a prácticamente cualquier tipo de amenaza.

Cómo tomar la melisa

Afortunadamente el preparado de agua del Carmen sigue disponible en muchas farmacias. Pero en cualquier caso hay más formas en las que usted puede beneficiarse de esta planta.

  • En infusión, por ejemplo, la melisa ofrece lo mejor de sus propiedades ansiolíticas y digestivas si se prepara a razón de 1 buena cucharadita de hojas frescas por cada taza de agua.
  • Respecto al aceite esencial, debe saber que no es de los más baratos, pero sí súper eficaz. Por ejemplo en caso de agitación, ansiedad o insomnio bastará con que frote suavemente con unas gotas sus sienes y sus brazos y… ¡las molestias desaparecerán!
  • Y asimismo puede hacerse con una tintura madre de sus hojas frescas, de la cual son suficientes 10 gotas diluidas en ½ vaso de agua y tomadas 3 veces al día para disipar cualquier malestar como vértigo, estrés, molestias digestivas…

Fácil de cultivar, por supuesto lo ideal es que tenga la planta en casa (por ejemplo en el balcón o en el alféizar de una ventana) para tenerla siempre bien a mano y fresca, evitando que sus aceites y su efectividad se pierdan.

Todos se benefician

Como ya ha visto, también las mujeres embarazadas y los niños pequeños, normalmente excluidos de muchos tratamientos naturales por tratarse de perfiles delicados, pueden beneficiarse de numerosas soluciones a base de melisa.

De hecho, a menos que se sea alérgico a las plantas de la misma familia o que se sufra hipotiroidismo (puede inhibir los medicamentos que tratan los trastornos de la tiroides) no hay razón alguna para evitarla.

¡Es todo un plan “anticrisis” frente a las sacudidas emocionales a cualquier edad!

¡A su salud!

Fuentes:

    1. Ghazizadeh J. et al. “Melissa officinalis L. hydro-alcoholic extract inhibits anxiety and depression through prevention of central oxidative stress and apoptosis”. Exp Physiol, vol. 105, n° 4, avril 2020, p. 707-720.

 

    1. Cases J. et al. “Pilot trial of Melissa officinalis L. leaf extract in the treatment of volunteers suffering from mild-to-moderate anxiety disorders and sleep disturbances”. Med J Nutrition Metab, vol. 4, n° 3, décembre 2011, p. 211-218.

 

    1. Astani A. et al. “Melissa officinalis extract inhibits nattachment of herpes simplex virus in vitro”. Chemotherapy, vol. 58, n° 1, 2012, p. 70-7. Epub 2012 Feb 23.

 

    1. Serra E. et al. “Methylcellulose Hydrogel with Melissa officinalis Essential Oil as a Potential Treatment for Oral Candidiasis”. Microorganisms, vol. 8, n° 2, 6 février 2020.

 

    1. Naderi Dastjerdi M. et al. “Investigating the Effect of Melissa Officinalis on After-Pains: A Randomized Single-Blind Clinical Trial”. J Caring Sci, vol. 8, n° 3, 1er septembre 2019, p. 129-138.

 

    1. Zeraatpishe A. et al. “Effects of Melissa officinalis L. on oxidative status and DNA damage in subjects exposed to long-term low-dose ionizing radiation”. Toxicol Ind Health. 2011 Apr;27(3):205-12.

 

    1. Martins EN. Et al. “Protective effect of Melissa officinalis aqueous extract against Mn-induced oxidative stress in chronically exposed mice”. Brain Res Bull. 2012 Jan 4;87(1):74-9.

 

******************************

Imágenes:

  1. Francdubtes. Wikimedia Commons.
  2. Vicente Martinez Centelles. Wikimedia Commons.