El magnesio es un mineral esencial para el buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo. Es necesario para el transporte activo de electrolitos como potasio, zinc o calcio a través de las membranas celulares hacia el interior de la célula.

Por otro lado, para que los glúcidos y las grasas puedan transformarse en la energía que necesita el organismo deben estar presentes unas enzimas que solo funcionan gracias al magnesio. También resulta fundamental para gestionar el estrés y la ansiedad.

Para garantizar el aporte adecuado de magnesio puede echar mano de los siguientes alimentos:

Nueces de Brasil. Son el alimento que contiene mayor cantidad de magnesio (en torno a 250 mg por cada 100 g de nueces) y también son ricas en selenio.

Trigo sarraceno. 230 mg de magnesio por cada 100 g.

Chocolate negro. Alrededor de 170 mg por cada 100g.

Vegetales de color verde oscuro. Señal de que contiene clorofila en abundancia (rica en magnesio).