La elaboración de árboles genealógicos ya no tiene como única función conocer más de nuestros antepasados. Según un reciente estudio de la Universidad de Columbia(1) esta información también podría resultar útil para evitar el desarrollo de enfermedades hereditarias.

Para llevar a cabo esta investigación se recopilaron los datos de los historiales clínicos de más de dos millones de pacientes de tres centros médicos de Estados Unidos, así como de las personas de contacto que dichos pacientes indicaron a su entrada en los hospitales.

 

Con todos estos datos los investigadores elaboraron detallados historiales clínicos con los que pudieron identificar en qué modo los factores genéticos influían en la salud del paciente, así como medir la carga genética que heredaba de cada familiar. En otras palabras, constataron que tanto la información clínica de cada persona como la relación con su árbol genealógico suponen una fuente de información inestimable para prevenir el desarrollo de enfermedades.

 

Fuentes:

  1. Fernanda C.G. Polubriaginof, Rami Vanguri, Kayla Quinnies, Gillian M. Belbin, Alexandre Yahi, Hojjat Salmasian et al: “Disease Heritability Inferred from Familial Relationships Reported in Medical Records”. 2018.