En un día como el 14 de febrero, en el que tantas personas celebran el amor, ¿no le interesaría saber cómo afectan sus relaciones afectivas, en especial su relación de pareja, a su salud?

Pues ahora va a tener la oportunidad de hacerlo gracias a un sencillo test.

Es mi regalo de San Valentín para usted.

Y es que, aunque resulte sorprendente, la forma en la que nos relacionamos, especialmente en el plano afectivo y amoroso, ejerce un gran efecto sobre nuestro sistema inmunitario y nuestra salud en general, haciéndonos más fuertes o más vulnerables a determinadas enfermedades.

Quizás así planteado suene un tanto extraño, pero muchos psicólogos, psiquiatras y estudiosos de la salud han investigado los esquemas que vinculan el comportamiento y la salud.

En un minuto va a poder hacer el test, pero antes déjeme avanzarle algunas de las sorprendentes conclusiones de estos investigadores, fruto de décadas de trabajo.

Esos estudios revelan, por ejemplo, cómo afecta a la salud que una persona tenga relaciones sentimentales de tipo ansioso en las que busca permanentemente al otro, impregnando la relación de falta de confianza.

El resultado es un estrés fisiológico permanente que conlleva una disminución del número y menor eficacia de las células conocidas como NK (“natural killers”), uno de los linfocitos más importantes del sistema inmunitario, y en consecuencia implica una mayor vulnerabilidad frente a las enfermedades.

Estos perfiles, de hecho, muestran un aumento de la tensión y del ritmo cardíaco si se los somete a estrés estando en presencia de su cónyuge, mucho más que si se enfrentan a esa misma situación estresante estando solos.

Pero hay múltiples formas en las que la manera de amar y de relacionarse con la pareja pueden afectar a la salud, haciéndole incluso más proclive a padecer cáncer.

Estas afirmaciones no están hechas por charlatanes de tres al cuarto, sino por prestigiosos profesionales de las mejores universidades y hospitales clínicos de renombre (la Universidad Tech de Texas, el King´s College de Londres, la Universidad de Rochester o la Escuela de Salud Pública de Harvard, por ejemplo).

Y tras ellas no hay ninguna bola de cristal, sino razones psicológicas y fisiológicas.

Los investigadores han llevado a cabo centenares de estudios sobre con este vínculo existente entre psicología de pareja y salud. Y el resultado es el completo test que va a poder descargarse gratis enseguida.

Un test para conocerse un poco mejor

¿Le gustaría indagar en su relación de pareja para conocer los vínculos que esta tiene con su salud? Para que lo descubra le ofrecemos este test científico de 36 preguntas relativas a sus sentimientos, a su forma de amar y a su convivencia en pareja.

Al responderlas debe ser totalmente sincero con usted mismo, por lo que le recomendaría que lo haga estando solo, para no sentirse juzgado por nadie ni tener que desnudar ante otros sus sentimientos más profundos. Y asimismo tómese su tiempo para responder.

Si usted en este momento no se encontrara en una relación, puede contestar tomando como referencia sus sentimientos y reacciones en una relación pasada. Lo interesante es que conozca cómo la forma que tiene de relacionarse puede llegar a afectar a su salud, lo que descubrirá una vez que lea las conclusiones de la prueba, tras calcular el resultado.

Y muy importante: pese al rigor científico de las investigaciones que avalan esta prueba y sus resultados, por favor tenga en cuenta que no debe darle valor de diagnóstico médico. En cualquier caso, eso no significa que no deba tomarse en serio sus conclusiones, ya que reflejan su forma de ser y de relacionarse con los demás y las consecuencias que ello puede tener en su salud.

¿Listo para saber un poco más acerca de usted mismo y de su propia salud?

Haga clic aquí para hacer el test.

También me gustaría invitarle a compartir este e-mail con todos sus amigos enamorados y con su propia pareja, para que también ellos puedan descargar y hacer este test de forma completamente gratuita. Al igual que a usted, les resultará de lo más útil para saber cómo está afectando su vida emocional a su salud, y por eso estoy convencido de que le agradecerán enormemente que se lo haya hecho llegar.