Reciba nuestro e-letter gratuito

¡Descubiertos nuevos beneficios del omega 3!

Compartir

A la lista de beneficios del omega 3 hay que añadir su capacidad inmunitaria. También a la hora de prevenir la covid y mitigar sus síntomas en el caso de que ya se tenga el virus. Descubra dónde puede obtener estos ácidos grasos tan beneficiosos y de qué alimentos es mejor prescindir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretado el “fin de la emergencia internacional por la covid”. Pero no es cuestión de bajar la guardia. Hay que seguir tomando precauciones, dado que el virus (y sus variantes) sigue circulando. (1)

Por ello interesa conocer un estudio que también tiene a la covid como protagonista. Más en concreto, a un aliado natural que puede ayudar a hacerle frente. ¡Estos son los nuevos beneficios del omega 3!

Un gigantesco informe a favor del omega 3

Este estudio ha sido publicado en el American Journal of Clinical Nutrition y ha contado con una cohorte de 500.000 personas, a las que se realizó un seguimiento durante 4 años. (2)

Por medio de cuestionarios y análisis de sangre, además de contar con el historial médico de todos los participantes, los investigadores concluyeron que existe un importante vínculo entre el omega 3 y la covid.

En concreto, observaron que las personas con un alto nivel de omega 3 tienen menos riesgo de dar positivo por covid. Y, en el caso de que ya tengan el virus en su organismo, hay menos probabilidades de que acaben hospitalizadas.

Además, este riesgo es un 12% menor si la persona toma aceite de pescado, que es una de las fuentes más ricas de omega 3.

En definitiva: aumentar el aporte de omega 3 ayuda a prevenir la covid y limita los efectos del virus.

Más beneficios del omega 3

Este estudio no hace otra cosa que confirmar los beneficios del omega 3 para la salud.

Se trata de un tipo de ácido graso poliinsaturado, a veces denominado “esencial” porque el cuerpo lo produce en muy bajas cantidades. Por tanto, la mejor manera de obtener un buen aporte es por medio de la alimentación.

Más abajo indicamos cuáles son sus principales fuentes, pero antes conviene hacer una pequeña aclaración. Y es que en realidad existen 3 tipos de omega 3:

  • Ácido alfa linolénico (ALA). Se trata de un precursor de los omega 3 EPA y DHA. En otras palabras, es el que permite la producción de los otros dos tipos de omega 3.
  • Ácido eicosapentaenoico (EPA). Destaca por su efecto antiinflamatorio, lo que contribuye a prevenir numerosas afecciones: artritis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, psoriasis, lupus, esclerosis múltiple, migrañas… De hecho, se estima que prácticamente todas las enfermedades tienen un componente inflamatorio, por lo que tener un buen nivel de EPA es clave para mantener la salud.
  • Ácido docosahexaenoico (DHA). Interesa por las propiedades neuroprotectoras que ofrece, debido a que esta sustancia forma parte de las membranas de las células nerviosas. Y se sabe que un bajo nivel de DHA afecta a la función cerebral y a la capacidad de memoria, además de que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

Todo ello hace que los omega 3 sean unos ácidos grasos de lo más beneficiosos para:

  • El sistema cardiovascular. Ayudan a reducir la presión arterial alta, limitan la acumulación de grasas malas en la sangre y reducen la mortalidad cardiovascular.
  • El sistema nervioso. Son indispensables para su correcto funcionamiento y, por ello, interesa aumentar su aporte en caso de trastornos depresivos o alteraciones del estado de ánimo. (3)
  • El sistema inmunitario. Gracias a su efecto antiinflamatorio refuerzan el sistema de defensa del organismo. Una propiedad que ayuda a la salud en general, pero también a la hora de hacer frente a infecciones concretas como la del covid.

Y en cuanto a los niveles adecuados para obtener estos beneficios, hay que tener en cuenta un factor muy importante: el correcto equilibrio entre omega 3 (que es antiinflamatorio) y omega 6 (de efectos proinflamatorios cuando hay más cantidad de omega 6 que omega 3).

Secretos de Nutrición

¿Qué quiere decir esto? Pues que más que una cantidad en concreto, lo que se recomienda es que el ratio omega 3/omega 6 sea de 1/6. Es decir, que por cada aporte de omega 3 que reciba nuestro organismo, como máximo haya 6 de omega 6. Solo de este modo se pueden prevenir los problemas cardíacos, neurológicos e inflamatorios que derivan de un desequilibrio de ácidos grasos.

Por desgracia, el ratio que suele observarse, debido a la alimentación excesivamente inflamatoria que se sigue en la actualidad, es de 1/16. Y es que el omega 6 está presente en aceites de semillas (girasol, maíz, sésamo, etc.). Además, este tipo de grasas se utilizan con frecuencia en los piensos para alimentar a los animales de granja, con lo que pasan a su carne y de ahí a nuestro organismo.

En definitiva, con la dieta occidental de hoy día es más fácil que haya un exceso de omega 6 que de omega 3.

¿Cómo podemos evitar esto?

Así podemos aumentar el aporte de omega 3

En lo que respecta al omega 3 de tipo ALA, sus principales fuentes alimentarias son de origen vegetal. Destacan sobre todo las semillas de lino, que también pueden tomarse en forma de aceite (de linaza). Y, por esta misma razón, los huevos de gallinas alimentadas con linaza ofrecen un alto aporte de ALA.

Otros alimentos ricos en este ácido graso son las nueces (y su aceite), el aceite de colza, las semillas y el aceite de chía, la soja (y su aceite) y algunos quesos como el roquefort.

Por su parte, los omega 3 de tipo EPA y DHA son más bien de origen animal. Se encuentran principalmente en pescados grasos como la sardina, la caballa, la anguila, el salmón salvaje, el arenque o la trucha.

Y algunos mariscos también son ricos en omega 3, como ocurre con las gambas, los cangrejos, las vieiras o la langosta. Eso sí, no conviene abusar de estos productos del mar… y no solo por su elevado precio…

¿Por qué? Lo que ocurre es que los mares y ríos están cada vez más contaminados, y eso hace que los maricos acaben acumulando importantes niveles de tóxicos muy dañinos para la salud. Para evitar que esto afecte a su salud, puede ver este vídeo. En él se desvelan tres de esos tóxicos tan peligrosos, además de consejos para evitarlos.

Fuentes

  1. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ministerio de Sanidad, Gobierno de España. “Actualización nº 668. Enfermedad por el coronavirus (COVID-19)”. (Datos consolidados a las 10:00 horas del 05.05.2023)
  2. William S. Harris, Nathan L. Tintle, Swaminathan Perinkulam Sathyanarayanan et al.: «Association between blood N-3 fatty acid levels and the risk of coronavirus disease 2019 in the UK Biobank”. The American Journal of Clinical Nutrition. 2023.
  3. Masoumi SZ, Kazemi F, Tavakolian S, et al.: “Effect of Citalopram in Combination with Omega-3 on Depression in Post-menopausal Women: A Triple Blind Randomized Controlled Trial”. J Clin Diagn Res. 2016.

 


Comentarios 0 comentarios