Si viaja en avión con frecuencia, es posible que tuviese como compañero de vuelo, sin saberlo, un “pasajero” muy particular: el órgano de un donante. Y es que el traslado de muchos de los órganos que se trasplantan en España se realiza vía aérea.

Se trata de un delicado proceso que requiere de un gran trabajo de coordinación entre los empleados de los aeropuertos, así como de las compañías aéreas que participan en ese traslado de manera totalmente desinteresada. En el año 2018(1) se registraron 798 desplazamientos aéreos, lo que supone un incremento del 11% con respecto al año anterior y del 38% si se cuentan los últimos 5 años.

Y es que la medicina no deja de avanzar, también en cuestión de transporte de órganos. De hecho, hace poco tuvo lugar el primer traslado de órganos a través de un dron. La distancia recorrida fue de apenas tres kilómetros, pero el riñón que transportaba no sufrió ningún cambio de temperatura ni de presión, llegando en perfecto estado al Hospital St. Agnes de Baltimore (Estados Unidos), donde esperaba el paciente.

 

Fuentes:

  1. “Memoria actividad donación y trasplante”. Organización Nacional de Trasplantes (ONT). 2019.