Un estudio de la Universidad de Pennsylvania ha descubierto un nuevo método que permite detectar el cáncer de ovario mucho antes de que el tumor afecte a ese órgano, lo que obligaría a la extirpación del mismo.

De media transcurren seis años y medio desde que se desarrolla un carcinoma intraepitelial en la zona de las trompas de Falopio, hasta que éste se propaga al ovario en forma de tumor. Pero en el experimento que llevaron a cabo para probar nuevos métodos de detección del tumor, los investigadores descubrieron que también había mutaciones que afectaban al desarrollo del cáncer. En concreto, se trataba de las mutaciones del gen TP53.

De este modo, estudiar directamente este gen y su posible mutación en mujeres con alto riesgo de desarrollar un cáncer de ovario, va a permitir que haya un mejor seguimiento y se detecte el tumor mucho antes, sin necesidad de extirpar los ovarios para prevenir riesgos.

Fuente: Van der Zee AGJ, Hollema H, Suurmeijer AJH, Krans M, Sluiter WJ, Willense PHB: “Value of p-glycoprotein, glutationes s-transferase pi, c-erbB-2 and p53 as prognostic factors in ovarian carcinomas”. J Clin Oncol.