La luz azul que emiten la mayoría de las pantallas electrónicas de móviles, ordenadores y tablets, así como las luces de tipo LED, puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer colorrectal(1). En concreto, las personas expuestas a niveles más altos de luz azul tienen un 60% más de riesgo de sufrirlo, según una reciente investigación española.

Este dato se suma al de estudios previos que ya habían confirmado que la luz azul también conlleva un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama y de próstata. La explicación, según los investigadores, estaría en que esta luz puede disminuir la producción y secreción de melatonina, la hormona que ayuda al sistema inmunitario al atenuar el daño celular producido por los radicales libres que bombardean constantemente al organismo.

Además, los expertos inciden en el hecho de que las luces de tipo LED son cada vez más frecuentes en el alumbrado exterior, especialmente por la noche, lo que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir déficit de esta hormona y, en consecuencia, esas patologías. De hecho, y precisamente por esta relación, la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), órgano perteneciente a la Organización Mundial de la Salud, ha clasificado el trabajo nocturno como “probablemente cancerígeno”.

Fuentes:

1. Garcia-Saenz, Ariadna; Sánchez de Miguel, Alejandro; Espinosa: “Association between outdoor light-at-night exposure and colorectal cancer in Spain (MCC-Spain study)”. Epidemiology. July 2020.