Reciba nuestro e-letter gratuito

Astenia primaveral: cómo combatirla con plantas medicinales

Compartir

El eleuterococo es una planta adaptógena muy eficaz para combatir los síntomas de la astenia primaveral. Ahora puede beneficiarse de sus propiedades con una tisana muy sencilla de preparar (y que le mostramos paso a paso) que le ayudará a superar el “bajón”.

La astenia primaveral es como se conoce a la sensación de debilidad generalizada y desánimo que se produce con la llegada de esta estación, un problema que se estima padece la mitad de la población española.

Otros síntomas asociados son la pérdida del apetito o de la libido, los cambios de humor y la somnolencia.

Todos ellos, además, suelen empeorar con el reciente cambio de horario.

Y es que al adelantar los relojes estamos “obligando” al organismo a ponerse en marcha una hora antes, con unas condiciones de luz distintas a las que estaba habituado.

Si nota que todo ello le está pasando factura estos días, mi consejo es que apunte esta palabra: eleuterococo.

Se trata de una planta originaria de Siberia y de propiedades adaptógenas, es decir, que ayuda a que el cuerpo se adapte a cualquier tipo de situación estresante, ya sea física o emocional.

Y, dado que la astenia es precisamente eso -el intento del cuerpo de adaptarse a los cambios ambientales propios de la primavera-, ¿cómo no iba a resultar efectiva?

Más adelante le detallaré los beneficios concretos que ofrece el eleuterococo, así como las distintas formas en las que puede tomarlo (¡incluida la receta de una tisana de gran efecto remineralizante y muy sencilla de preparar!), pero antes detengámonos un instante en la astenia.

Astenia primaveral o el inconveniente de no hibernar

Astenia” es el término que usan los médicos para referirse al cansancio. Y se habla de “astenia primaveral” cuando ese agotamiento aparece en esta época concreta del año, además de verse acompañado por los síntomas ya vistos.

Pero ¿por qué sucede en este momento?

La razón es que con este cambio de estación se producen algunos cambios ambientales: aumentan las horas de luz, sube la temperatura y hay una mayor presión atmosférica.

Pues bien, nuestro organismo debe adaptarse a esas nuevas condiciones, lo que no siempre es fácil.

Resulta que requiere de un alto consumo de energía, además de que desajusta la secreción de algunas hormonas (endorfinas, cortisol y melatonina).

Y a ello hay que añadir el inconveniente de que esa adaptación tiene lugar en un tiempo récord, sin que el cuerpo haya podido reservar las energías necesarias para hacer frente a esa nueva estación.

Para entender la importancia de esto piense por ejemplo en los osos.

Ellos son uno de tantos animales que hibernan. Es decir, que en invierno se sumergen en un estado de letargo en el que su organismo apenas realiza funciones metabólicas, lo que les permite aumentar sus reservas energéticas para utilizarlas con la llegada de los meses más cálidos.

Sin embargo, ¿qué hace el ser humano?

Pese a ser un mamífero de sangre caliente no interrumpe su actividad con la llegada del frío. Por el contrario, esta se mantiene exactamente igual, lo que acaba pasando factura al organismo… en forma de astenia primaveral.

Eleuterococo para adaptarse mejor a las nuevas condiciones

Ahora que ya ha quedado claro cómo y por qué afecta la astenia primaveral al organismo, toca hablar de las soluciones.

Ya le adelantaba que el eleuterococo (Eleutherococcus senticosus) es una de las plantas medicinales más propicias en caso de astenia. En concreto, numerosos estudios han confirmado que:

  • Aumenta el rendimiento físico y cognitivo. (2) (3)
  • Mejora la resistencia ante la fatiga y el estrés. (4)
  • Es antidepresivo.
  • Ayuda a hacer frente al insomnio y a la falta de apetito.

Aunque aquí no acaban sus beneficios para la salud. Y es que, más allá de sus propiedades “antiastenia”, también se ha demostrado que:

  • Es hipoglucemiante, por lo que interesa en caso de diabetes. (5)
  • Ayuda a controlar el nivel de colesterol.
  • Favorece la acción de las glándulas sexuales, razón por la que también está indicado para mitigar los síntomas asociados a la menopausia.
  • Y refuerza el sistema inmunitario. (6)

Respecto a cómo tomarlo, puede optar por el extracto seco de su raíz. En este caso no debe superar los 500 mg diarios, con una concentración 5:1.

Si opta por el formato en tintura madre, tome 40 gotas diarias como máximo.

En ambos casos la dosis debe repartirse a lo largo del día y durante 3 semanas (en el caso de que pasado ese tiempo siga notando los síntomas, deberá descansar durante 1 mes antes de volver a reiniciar el tratamiento).

Eso sí, es mejor no tomarlo por la noche, ya que sus propiedades estimulantes pueden provocar alteraciones del sueño. Y, por precaución, tampoco conviene a las mujeres embarazadas o lactantes ni a los menores de 7 años.

Además, puede combinar el eleuterococo con otras plantas adaptógenas para potenciar sus efectos, siempre y cuando las cantidades individuales no sean muy altas.

Por ejemplo, para aumentar el rendimiento físico interesa asociarlo con el ginseng (Panax ginseng). Y si lo que necesita es mejorar su concentración o hacer frente a la ansiedad, apueste por el dúo eleuterococo y ginkgo (Ginkgo biloba).

Por supuesto, también puede optar por los complementos nutricionales. Elaborados para extraer todo el potencial de las plantas adaptógenas, son una alternativa efectiva y práctica a partes iguales (aquí puede conocer un poco mejor algunas alternativas muy interesantes).

Prepare su propia receta revitalizante frente a la astenia primaveral

Gracias al eleuterococo podrá decir adiós a esa intensa fatiga que trae consigo la astenia primaveral.

Y es que combinado con plantas remineralizantes como la ortiga, antiinflamatorias como el helenio, inmunoestimulantes como el astrágalo y que activan la circulación sanguínea y favorecen el apetito, como es el caso de la angélica, puede preparar una tisana que le ayudará a encarar esta nueva fase del año con energías renovadas.

La receta es muy sencilla:

  • Mezcle a partes iguales el polvo de las raíces de las 5 plantas.
  • Vierta ½ cucharada de la mezcla en un vaso de agua y llévela a ebullición, tras lo que deberá mantenerla a fuego lento durante 2 minutos.
  • Apague el fuego y deje reposar durante unos 15 minutos.

Lo ideal es tomar 2 tazas al día, por la mañana y por la tarde, para que no interfiera con su descanso.

¡Palabra de experto!

Si apuesta por el eleuterococo -bien por separado, bien junto con los otros “aliados verdes”-, muy pronto empezará a notar sus beneficios.

La autora de este artículo es nada menos que Belén Miralles, nutricionista especializada en fitoterapia y miembro de nuestro equipo de reputados médicos y expertos -a nivel nacional e internacional-, cuya máxima es la de velar por la salud de nuestros lectores acercándoles las soluciones más eficaces de la medicina natural, alternativa y complementaria.

Por ello, si aún no conoce a Belén Miralles, al Dr. José Francisco Tinao, a Dr. Marc S. Micozzi o al Dr. Arturo O’Byrne, por mencionar solo algunos, le animo a hacerlo a través de este enlace. Podrá leer sobre sus trayectorias, sus descubrimientos más importantes…

P.D.: Lo habitual es que los síntomas asociados a la astenia primaveral duren entre 1 y 2 semanas. Si pasado ese tiempo percibe que su situación no mejora, ni siquiera con la toma del eleuterococo, es aconsejable que acuda a su médico o experto naturópata. Y es que puede que tras ellos se oculten otras patologías tan importantes y dispares como la depresión, la fatiga crónica o la anemia.

Fuentes

1. Arouca, A., Grassi-Kassisse, D. M.: “Eleutherococcus senticosus: studies and effects”. Health. 2013.
2. Molinos Domene, Á.: “Effects of adaptogen supplementation on sport performance”. A recent review of published studies. 2013.
3. Donald R. Yance. “Adaptogens in Medical Herbalism: Elite Herbs and Natural Compounds for Mastering Stress, Aging, and Chronic Disease”. Simon and Schuster. 2013.
4. Hartz AJ., Bentler S., Noyes R. et al: “Randomized controlled trial of Siberian ginseng for chronic fatigue”. Psychol Med. 2004.
5. Niu, H. S., Liu, I. M., Cheng, J. T. et al.: “Hypoglycemic effect of syringin from Eleutherococcus senticosus in streptozotocin-induced diabetic rats”. Planta medica. 2008.
6. Szołomicki J., Samochowiec L., Wójcicki J., Droździk M., “The influence of active components of Eleutherococcus senticosus on cellular defence and physical fitness in man”. Phytother Res. 2000.


Comentarios 0 comentarios