De un tiempo a esta parte…

¿Le parece que la bolsa de la compra es más grande y pesada?

¿Se nota más cansado y somnoliento a lo largo del día?

¿Le faltan fuerzas para subir las escaleras o realizar las tareas cotidianas más sencillas?

Si es así, lo más probable es que esté sufriendo la llamada astenia otoñal.

Este trastorno produce un estado de cansancio, debilidad y apatía como consecuencia de las dificultades que tiene el organismo para adaptarse al cambio de estación.

El resultado es que usted se siente como si estuviese arrastrando una pesada bola de acero durante todo el día, desde que se levanta hasta que se acuesta.

Por eso, en esta época del año usted necesita más que nunca un plus de energía y vitalidad que le permita contrarrestar la apatía y aliviar la pesada carga con la que la astenia otoñal lastra su día a día.

Hoy quiero presentarle esa solución.

Y no es una solución cualquiera.

Le confieso que pocas veces un complemento nutricional energizante presenta un abanico de propiedades tan beneficiosas para ayudar a una persona a recuperar su estado físico y anímico.

Y, además, lo hace trabajando en una perfecta sinergia, que multiplica los efectos de cada componente alcanzando una enorme eficacia terapéutica.

Enseguida le presentaré este complemento y le diré dónde puede conseguirlo. Pero antes, profundicemos un poco más en qué le ocurre a su organismo cuando llega el otoño y por qué la bolsa de la compra le pesa más que nunca.

La astenia otoñal: por esto usted está “de bajón”


Hace muy poco el verano nos dijo adiós. Y con él, las largas horas de luz al día, una climatología agradable y más tiempo libre de lo habitual.

La llegada del otoño marca la vuelta a la rutina que, junto con los cambios de horario y el empeoramiento del tiempo, puede tener un impacto negativo en nuestro estado de
ánimo y en los niveles de energía.

Es lo que se conoce como astenia otoñal, y aunque sus síntomas varían en función de cada persona, los más frecuentes son:

  • Cansancio.
  • Debilidad.
  • Somnolencia y dificultades para dormir.
  • Apatía, falta de interés.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Dificultad para concentrarse.
  • Falta o exceso de apetito.
  • Disminución de la libido.

Aunque por regla general estos síntomas no son graves pueden ser un peaje difícil de pasar para muchos, llegando a afectar su calidad de vida, disminuyendo su energía y dificultando las relaciones sociales y afectivas.

Y a pesar de que las mujeres son más propensas a sufrirla, al sumarse factores que ya de por sí originan cansancio (conciliación de la vida laboral y familiar, la bajada de estrógenos en la menopausia…), la astenia otoñal puede afectar a cualquiera.

¿Le suena la frase “hoy no me aguanto ni a mí mismo”?

Pues por estas fechas tiene una explicación muy científica.

Por qué se produce la astenia otoñal


Con la llegada del otoño por la tarde oscurece antes, por lo que se adelanta la producción de melatonina, hormona implicada en la regulación del ciclo circadiano y que favorece el sueño.

Al mismo tiempo, desciende la producción de serotonina (también conocida como hormona de la felicidad), un neurotransmisor que se fabrica cuando hay luz a partir de aminoácidos como el triptófano.

Como consecuencia de este desequilibrio, al haber menos horas de luz (algo que se acentúa con el cambio horario) el organismo produce más melatonina y menos serotonina.

Esa es la razón de su falta de vigor, la fatiga y la somnolencia que hace que se quede dormido en cualquier rincón.

A esto debemos sumar que el descenso de la temperatura y el aumento de las lluvias debilitan el sistema inmune, aumentando la predisposición a contraer infecciones.

No hace falta que le recuerde la importancia del sistema inmunitario en este momento en el que nos encontramos debido a la pandemia del Covid-19.

Por norma general, los síntomas de esta astenia estacional son temporales y no suelen durar más de 15 días, desapareciendo poco a poco conforme el organismo se adapta a los cambios otoñales.

¿Qué dicen los médicos?


Al no ser considerada una enfermedad la astenia otoñal no suele necesitar tratamiento farmacológico, ya que los síntomas disminuyen con el paso de los días. Pero, ¡ojo!: si estos persisten o se agudizan pueden enmascarar una patología subyacente que deba ser tratada, como por ejemplo depresión, fatiga crónica o hipotiroidismo.

En cualquier caso, si usted sufre astenia otoñal y acude a su médico, este le restará importancia. Le dirá que adopte unos hábitos de vida saludable: dieta sana, moderar el consumo de alcohol y cafeína, practicar ejercicio físico moderado, acostarse antes para favorecer el sueño… y que deje pasar el tiempo hasta que los síntomas remitan.

Pero… ¿por qué resignarse a sufrir este trastorno que le resta calidad durante unas semanas si puede evitarlo?

El complemento nutricional del que empecé hablándole le ayudará a “atajar” ese camino hacia la normalidad, aumentando sus niveles de energía física y mental para superar el bajón otoñal.

9 nutrientes para ponerse las pilas y levantar el ánimo


Existen infinidad de complementos nutricionales para combatir la astenia otoñal.

En muchos de ellos encontrará complejos vitamínicos, especialmente de las familias de las vitaminas B y D, que favorecen el sistema inmunitario y la función hormonal.

Otros están compuestos principalmente por oligoelementos, minerales puros que mejoran el estado de ánimo y combaten la fatiga.

Y un tercer grupo presenta fundamentalmente en su composición aminoácidos como el triptófano que, según los expertos, es el nutriente esencial para superar el bajón en esta época del año.

Pero lo que convierte al complemento nutricional que hoy le recomiendo en algo especial es que contiene a TODOS los “aliados” clave que debe incluir en su alimentación para hacer frente a la astenia otoñal, administrados a la vez y trabajando en perfecta sinergia.

Son estos:

    EL CALCIO Y EL ZINC

Estos dos oligoelementos tienen un papel preciso y fundamental en todos los procesos del organismo, fortaleciendo el sistema inmunitario, circulatorio y el sistema nervioso central. Reducen la fatiga, mejoran las funciones osteomusculares y hormonales.

El calcio es el mineral más abundante en nuestro cuerpo, presente en el 99% de los huesos para asegurar su solidez. Pero a su vez es esencial para la liberación de neurotransmisores como la serotonina: la falta de calcio altera esta función afectando a nuestro equilibrio y bienestar. (1)

El zinc es estimulante y protector. Además de participar en múltiples procesos fisiológicos actúa directamente sobre los componentes del sistema inmunológico, manteniéndolo fuerte y protegido, y posee una fuerte actividad antioxidante. ¡Hay que mantener niveles óptimos de zinc! (2) (3)

    EL MAGNESIO

Hay pocas bondades del magnesio que no le haya contado ya. Para combatir la astenia otoñal, su papel también es esencial, ya que es necesario para la síntesis de ATP (la molécula universal que permite a los seres vivos producir energía). (4)

El magnesio participa, junto con el calcio, en la transmisión de los impulsos nerviosos y la relajación. Además, está considerado un calmante natural del estrés y promueve el equilibrio de nuestros ritmos, mejorando el descanso. De hecho, una deficiencia de magnesio puede provocar una disminución en la tasa de producción melatonina y la aparición de trastornos del sueño y fatiga. (5)

    LA VITAMINA D3

La vitamina D es una hormona sintetizada bajo el efecto de los rayos ultravioleta del sol. Es necesaria para la absorción del calcio, que no se puede adherir a los huesos sin su presencia. Pero también tiene efectos importantes sobre el sistema inmunológico, modulando su funcionamiento y regulando y suprimiendo la respuesta inflamatoria. (6) (7)

Los últimos estudios han puesto de relieve su papel protector ante las infecciones del tracto respiratorio incluida la del SARS-CoV-2 responsable de la Covid-19. (8) (9) (10)

    LA VITAMINA B3

Precursora de los nicotinamidas (sustancias que también intervienen en la síntesis de ATP), la vitamina B3 es esencial para la producción de energía. Además, su efecto se ve potenciado al combinarse con magnesio, al igual que sucede con el resto de vitaminas del grupo B.

    LOS AMINOÁCIDOS

Los aminoácidos son la base de todos los procesos metabólicos. Muchos de ellos componen las proteínas necesarias para una amplia variedad de funciones: estructura, comunicación del sistema nervioso, actividades hormonales y enzimáticas, etc. El cuerpo no es capaz de almacenarlos y usa solo la cantidad necesaria de aminoácidos para el buen funcionamiento de sus funciones vitales. (11)

Entre ellos, la arginina es uno de los principales componentes de las proteínas y participa en la división celular, la cicatrización de heridas y la secreción de ciertas hormonas. Liberado por los músculos, participa en la restauración de la reserva energética, por lo que su papel es decisivo a la hora de proporcionar fuerza y vitalidad. (12)

La ornitina, cuya combinación estimula mucho las propiedades de la arginina, juega un papel importante en la reducción del estrés y ayuda a mejorar la calidad del sueño. (13)

A su vez, el triptófano está considerado el aminoácido decisivo para hacer frente a los síntomas de la astenia otoñal. Es precursor de la vitamina B3, citada anteriormente, y de las hormonas serotonina y melatonina. Por tanto, influye directamente en el estado de ánimo y el sueño. (14)

Diferentes estudios han demostrado que la baja concentración de serotonina es un factor importante en el mal humor e incluso en la depresión. (15)

Asimismo, juega un papel clave en la producción de la hormona del sueño, la melatonina, que regula ritmos diurnos e influyen en el sistema inmunológico. (16)

Una nueva investigación ha establecido que el triptófano promueve un sueño reparador al mantener los niveles de serotonina casi constantes durante día, de modo que se forme una cantidad suficiente de melatonina durante el sueño y la noche.

Por su parte, la alanina es un aminoácido procesado por el hígado para obtener energía, aumentando los niveles de azúcar en sangre. La combinación sinérgica de triptófano y alanina optimiza la asimilación de los principios activos naturales de ambos.

Una fórmula innovadora contra la astenia otoñal

Energizantes, protectores, inmunomoduladores, antivirales, reguladores del sueño, estimulantes del ánimo… Después de analizar uno a uno todos estos componentes… ¿se imagina cómo serían actuando todos a la vez y en perfecta sinergia?

Sin duda estaríamos ante un auténtico “todoterreno” contra la astenia otoñal difícil de batir.

Pues eso es exactamente lo que encontrará en el complemento nutricional que voy a recomendarle hoy.

Su nombre es BIENESTAR SINERGIA PLUS, de Activa, un laboratorio francés reconocido por sus altos estándares de calidad.

Este complejo a base de vitaminas, minerales y aminoácidos le permitirá aumentar sus defensas, mejorar la circulación, reducir el estrés y aumentar la energía de forma 100% natural.

Y no solo en los cambios de estación, donde el organismo puede tener dificultades de adaptación, especialmente durante el otoño. También es ideal para las personas con carencias o que lleven una vida agitada, que sufran estrés, ansiedad, depresión, fatiga crónica, o que hayan sufrido alguna fractura ósea.

Lo que distingue a este complemento nutricional del resto es la acción en sinergia de sus componentes, que permite recrear el equilibrio en el cuerpo. Esto se debe a que ha sido formulado de tal forma que cada componente sea vector del otro, es decir, que cada uno “llevará” al otro en su asimilación.

De esta forma, en este complemento hay 6 complejos activos que interactúan entre sí para optimizar la biodisponibilidad y biocompatibilidad de toda la fórmula.

Además, su exclusiva presentación en microgránulos garantiza la protección gástrica y un paso rápido por el intestino, permitiendo la liberación de los activos en el lugar del organismo más pertinente.

Para que se haga una idea de la concentración y eficacia de esta presentación, una cápsula de microgránulos equivale a cinco cápsulas en polvo convencionales.

Tomando una sola cápsula al día por las mañanas con un gran vaso de agua usted se estará beneficiando de:

    Calcio y zinc para proteger el sistema inmunitario y favorecer el sueño.

    Magnesio para aumentar la energía y reducir el estrés.

    Vitamina D3 para la absorción del calcio y evitar las infecciones.

    Vitamina B3 para regenerar las células y ganar vitalidad.

    Arginina para restaurar la reserva energética.

    Ornitina para reducir el estrés.

    Triptófano para mejorar el estado de ánimo y las funciones cognitivas.

    Alanina para aumentar los aportes energéticos.

Aunque el otoño ya esté aquí, usted no tiene por qué sentirse mal.

Débil.

Cansado.

Irritado.

De “bajón”.

Con este complemento podrá recuperar la normalidad en su vida cotidiana, lleno de energía y optimismo. Y le aseguro que no volverá a ver la bolsa de la compra más grande y pesada de lo que realmente es.

Si lo desea puede pedir ahora mismo Bienestar Sinergia Plus en este enlace.

¡A su salud!

P.D.: Fuera de los cambios estacionales este complemento nutricional también le será de gran ayuda en casos de fatiga crónica, estrés o estados depresivos.

Fuentes:

  1. Jaiswal JK. Calcium – how and why? J Biosci. 2001 Sep;26(3):357-63. doi: 10.1007/BF02703745. PMID: 11568481.
  2. Maares M, Haase H. Zinc and immunity: An essential interrelation. Arch Biochem Biophys. 2016 Dec 1;611:58-65. doi: 10.1016/j.abb.2016.03.022. Epub 2016 Mar 26. PMID: 27021581.
  3. Lee SR. Critical Role of Zinc as Either an Antioxidant or a Prooxidant in Cellular Systems. Oxid Med Cell Longev. 2018 Mar 20;2018:9156285. doi: 10.1155/2018/9156285. PMID: 29743987; PMCID: PMC5884210.
  4. de Baaij JH, Hoenderop JG, Bindels RJ. Magnesium in man: implications for health and disease. Physiol Rev. 2015 Jan;95(1):1-46. doi: 10.1152/physrev.00012.2014. PMID: 25540137.
  5. Serefko A, Szopa A, Poleszak E. Magnesium and depression. Magnes Res. 2016 Mar 1;29(3):112-119. doi: 10.1684/mrh.2016.0407. PMID: 27910808.
  6. 7 Liu PT, Stenger S, et al. Toll like receptor triggering of a vitamin D mediated human antimicrobial response. Science, 2006, 311 : 1770
  7. 8 Rapport de l’Académie nationale de médecine. Statut vitaminique, rôle extra osseux et besoins quotidiens en vitamine D. Bull Acad Natle Med. 2012, 196, 1011.
  8. Mariani J, Giménez VMM, Bergam I, et al. Association between vitamin D deficiency and COVID-19 incidence, complications, and mortality in 46 countries: an ecological study. Health Secur 2020 Dec 14. doi: 10.1089/hs.2020.0137.
  9. olliffe DA, Griffiths CJ, Martineau AR. Vitamin D in the prevention of acute respiratory infection: systematic review of clinical studies. J Steroid Biochem Mol Biol 2013;136:321-9
  10. Hastie CE, Mackay DF, Ho F, et al. Vitamin D concentrations and COVID-19 infection in UK Biobank. Diabetes Metab Syndr 2020;14:561-5
  11. Ammann, P., Laib, A., Bonjour, J.-P., Meyer, J. M., Rüegsegger, P. & Rizzoli, R. (2002) Dietary essential aminoacid supplements increase the bone strength by influencing bone mass & bone microarchitecture in an isocaloric low-protein diet, Journal of Bone and Mineral Research, Volume 17, issue 7, (pp.1264-1272)
  12. 15 Wu, G.A.B., Meininger, C.J., Knabe, D.A., Baze, F.W.A. & Rhoads, J.M. (2000) Arginine nutrition in development, health and disease, Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care, Volume 3, issue 1, (pp. 59-66)
  13. Miyake M, Kirisako T, Kokubo T, Miura Y, Morishita K, Okamura H, Tsuda A. Randomised controlled trial of the effects of L-ornithine on stress markers and sleep quality in healthy workers. Nutr J. 2014 Jun 3;13:53. doi: 10.1186/1475-2891-13-53. PMID: 24889392; PMCID: PMC4055948.
  14. Dawn M Richard, Michael A Dawes, Charles W Mathias, Ashley Acheson, Nathalie Hill-Kapturczak and Donald M Dougherty. L-Tryptophan: Basic Metabolic Functions, Behavioral Research and Therapeutic Indications. Published online 2009 Mar 23. doi: 10.4137/ijtr.s2129. PMCID: PMC2908021. NIHMSID: NIHMS104762. PMID: 20651948
  15. Rao B, Broadhurst AD. Letter: Tryptophan and depression. Br Med J. 1976 Feb 21;1(6007):460. doi: 10.1136/bmj.1.6007.460-b. PMID: 766901; PMCID: PMC1638949.
  16. Szczepanik M. Melatonin and its influence on immune system. J Physiol Pharmacol. 2007 Dec;58 Suppl 6:115-24. PMID: 18212405.