La fermentación es una técnica de conservación de los alimentos con la que, además, se multiplican sus propiedades nutricionales y se consigue que sean más asimilables para el organismo, incrementando con ello sus efectos beneficiosos para la salud.

Ente los alimentos fermentados más populares destaca el chucrut: es decir, la col fermentada, excepcionalmente rica en fibra, minerales y vitaminas. Tomado a diario reduce el nivel de glucosa en sangre de los diabéticos, mientras que su jugo ayuda a regular la acidez estomacal.
Si quiere beneficiarse de estas propiedades, aquí tiene la receta para elaborar su propio chucrut. Lo único que necesita es 1 col (ecológica), 1 tarro de vidrio, 1 ó 2 cucharadas de sal gorda y agua:

– Corte la col en finas tiras e introdúzcalas en un tarro de cristal (previamente esterilizado). Debe rellenarlo al máximo para que haya el menor aire posible dentro.

– Prepare una mezcla con agua y sal (si lo desea, puede añadir especias para aumentar el sabor, como por ejemplo jengibre, chile…) y cubra la col con la mezcla, presionando suavemente el contenido para asegurarse de que todo esté bien compacto.

– Cierre el tarro y deje que fermente el contenido a temperatura ambiente durante una semana. La temperatura debe ser suave, por lo que es mejor que no lo prepare en invierno ni en una habitación demasiado fría.

El chucrut puede conservarse durante mucho tiempo, incluso más de un año. ¡Y en todo ese tiempo sus propiedades saludables no harán más que aumentar!