Si cuando prepara una ensalada añora esos tomates que olían a mata y tenían un sabor tan intenso; si prácticamente ha renunciado a comer judías verdes o berenjenas con sabor, o ya ni le sorprende que la sección de verduras del supermercado huela tan aséptica como un quirófano porque las verduras prácticamente son de plástico… este texto de hoy es para usted.

Porque el nuevo número de Plantas & Bienestar del que voy a hablarle le propone cultivar usted mismo alimentos como nunca había soñado. Con semillas tradicionales (que no han sido modificadas genéticamente), llenas de sabor como las de antaño y (prepárese para el bombazo que voy a contarle)… ¡incluso que no necesitan apenas agua para crecer!

Por supuesto que si usted tiene un pequeño terreno será ideal para cultivarlas, pero su terraza o balcón también le servirán. E incluso este mes le enseñaremos a cultivar una verdura de la que seguro que no ha oído hablar… ¡en el interior de su casa, en una simple maceta!

No hay que engañarse. Las verduras que usted compra, sobre todo si lo hace en grandes superficies, no son tan saludables como se piensa, ya que se trata de productos híbridos obtenidos de semillas transgénicas.

Eso significa que las semillas de las que proceden han sido modificadas genéticamente para que los cultivos sean más productivos desde el punto de vista económico. El resultado es más bonito a la vista, resisten mejor las inclemencias del tiempo y las enfermedades de las plantas, las largas estancias en cámaras y en medios de transporte, e incluso son estériles. Ello supone que una vez que los agricultores han recogido su fruto no pueden cultivar nuevas plantas a partir de las semillas de esos frutos, lo que es el proceso lógico y natural de la agricultura. Esta aberración significa que los agricultores dependen literalmente de los fabricantes, a quienes deben comprar cada año no sólo nuevas semillas, sino también los fertilizantes y herbicidas necesarios para sacar adelante esos cultivos transgénicos.

Esta es la pesadilla distópica a la que ha quedado reducida la agricultura hoy día.

Pero afortunadamente existen redes de resistencia, y este mes le animamos a que se sume a ellas. ¿Cómo? Pues aquí van tres sugerencias que revolucionarán su dieta y su salud, y de las que encontrará todos los detalles en el nuevo número de Plantas & Bienestar:

  • CULTIVANDO SUS PROPIAS HORTALIZAS “REALES” A PARTIR DE SEMILLAS ANTIGUAS (también llamadas “semillas tradicionales”). Provienen directamente de la labor que los agricultores llevan realizando desde hace siglos, sin la intervención de procesos químicos ni transgénicos. De ellas surgen verduras y frutas como las de siempre, llenas de sabor y ricas en nutrientes, y además cultivarlas supone una forma de resistencia frente a la apisonadora de las multinacionales y una apuesta por la diversidad. Para conseguirlas puede recurrir a las redes de intercambio, que funcionan como auténticos bancos de semillas, atesorando la verdadera riqueza del mundo vegetal. Encontrará todos los detalles en este nuevo número de Plantas & Bienestar.
  • APRENDIENDO A CULTIVAR SUS PROPIAS VERDURAS SIN APENAS RIEGO. Quien le va a enseñar a hacerlo es un agricultor ecológico que ha conseguido plantar cara al catastrofismo meteorológico y medioambiental cultivando sus verduras sin apenas regarlas ni utilizar pesticidas y obteniendo unos resultados espectaculares. De sus manos salen tomates, berenjenas, calabazas y pimientos autosuficientes y absolutamente espectaculares y sabrosos. En este número de Plantas & Bienestar le explica cómo lograrlo usted también.
  • CULTIVANDO MORINGA INCLUSO DENTRO DE SU CASA. Se trata de una planta con múltiples propiedades, hasta el punto de que muchos la consideran un superalimento. Le enseñamos a cultivarla (de distinta forma si es en el jardín, en la terraza o en el interior) y a obtener de ella una fabulosa cosecha permanente con la que preparar deliciosos platos vegetales y hasta remedios curativos. ¡Increíble!

Este nuevo número de Plantas & Bienestar está tan repleto de información práctica y valiosa para cultivar sus propias verduras que va a faltarle tiempo para ponerse manos a la obra. Ya verá como en poco tiempo nos lo agradece, tan pronto empiece a disfrutar de ensaladas llenas de sabor y platos y guisos de verduras deliciosos y repletos de nutrientes.

Estamos dando los últimos toques a este nuevo número de Plantas & Bienestar, que enviaremos a la imprenta el próximo lunes día 8 de enero, para tenerlo a tiempo para que lo reciban todos sus suscriptores. Por ello, si usted quiere recibirlo también deberá darse mucha prisa y pedirlo antes de ese día. Puede hacerlo aquí.