20 de enero de 2015, Open de Australia. Rafa Nadal disputaba su partido de segunda ronda contra el estadounidense Tim Smyczek. Nadal ganó el primer set por un rápido y contundente 6-2. Pero en el segundo set, con el marcador igualado a 3 juegos, se detuvo de repente: algo iba mal y nadie sabía por qué.

A partir de ahí, los golpes del americano pasaron a ser siempre ganadores, mientras que Nadal a duras penas lograba superar la red con los suyos. Le pesaban las piernas, sus movimientos perdían velocidad y sufría deshidratación, mareos y calambres. El genial tenista español estaba teniendo una “pájara”, un acceso súbito de fatiga, que le costó el segundo y tercer set en favor de Smycek.

Fue en ese momento cuando su tío y entrenador, Toni Nadal, le hizo llegar a través de un recogepelotas una ampolla de cristal. Rafa se la tomó, consiguió sobreponerse a la fatiga y se anotó los dos siguientes sets y, con ellos, el partido.

¿Qué contenía la misteriosa ampolla que logró “revivir” a Nadal? Si está pensando en un producto energético milagroso desarrollado por la todopoderosa ingeniería farmacéutica, se equivoca. Era algo tan natural y rico en minerales y oligoelementos como el agua de mar.

El agua de mar contiene 78 elementos de la tabla periódica en una concentración muy alta, que permite su rápida reposición en el organismo. Eso explica la pronta recuperación de Nadal y su posterior victoria en un partido que tenía perdido por culpa de la fatiga.

Aunque usted no se esté jugando un campeonato, quizá en su día a día también sufra fatiga o se sienta cansado habitualmente. Por eso le invito a que lea el artículo especial sobre la fatiga que aparecerá en el próximo número de Plantas & Bienestar, que estamos a punto de enviar a imprenta. Pero antes, una pregunta:

¿Qué tipo de cansancio tiene usted?

¿El día a día se le hace interminable? ¿Parece que lleva una bola de acero encadenada a sus pies al caminar? ¿Los granos de arena se convierten en montañas con facilidad?

No todos los cansancios son iguales. Obedecen a diferentes causas y circunstancias, y cada uno requiere un tratamiento específico. Por lo tanto, para solucionar sus problemas de cansancio, primero tiene que identificar cuál de estos 5 tipos de fatiga sufre:

  • La fatiga nerviosa, la más común, es consecuencia del estrés o de un esfuerzo mental excesivo.
  • La fatiga física, consecuencia de una actividad muscular intensa y que, normalmente, desaparece con reposo.
  • La fatiga “ecológica”, ligada a los cambios estacionales, de hora o al trabajo por turnos y nocturno, que producen un desajuste de los ritmos biológicos.
  • La convalecencia, fatiga derivada de una operación quirúrgica, una enfermedad agotadora o incluso de una simple gripe.
  • El agotamiento profesional o síndrome del trabajador quemado (burnout), una sensación de fatiga intensa con pérdida de control e incapacidad de alcanzar resultados concretos en el trabajo.

Si identifica su fatiga entre una de estas tipologías descritas, le recomiendo que evite combatirla con falsos aliados como el café, el tabaco, el alcohol y los azúcares rápidos. Todos ellos tienen como finalidad hacer que se dispare la adrenalina, proporcionando una falsa sensación de vitalidad. Los órganos reguladores sufren y se agotan, entrando en una especie de círculo vicioso, en el que cada vez se siente más fatiga y se requieren más excitantes, hasta que el organismo se derrumba.

¿Y qué hacer entonces? Mejor confíe en estimulantes naturales y sin efectos secundarios. Los encontrará todos en la sección “A fondo” que hemos preparado especialmente para usted en el próximo número de Plantas & Bienestar. Descubrirá todos los remedios naturales que, como el agua de mar, pueden ayudarle a recuperar su energía y vitalidad.

Tónicos para ponerse a tono

Como vio en el caso de Rafa Nadal, el agua de mar contribuye a una rápida mineralización que hace desparecer la fatiga. Pero la naturaleza, desde el universo de las plantas, nos ofrece además multitud de tónicos reconstituyentes que nos ayudan a mantener y aumentar la energía de forma duradera.

  • El polen fresco aporta fibras, numerosos minerales (entre ellos magnesio) y todas las vitaminas del grupo B, útiles para la producción de energía y combatir la fatiga nerviosa.
  • La hoja de ortiga en grageas tiene la misma eficacia que las ampollas de agua de mar, al ser remineralizante y fortificante.
  • El fucus, alga marina que contiene numerosos minerales y en especial yodo, estimula el metabolismo a través de la tiroides. Le será de gran ayuda en casos de apatía psíquica y física o si tiene tendencia a ganar peso (pero está contraindicada si sigue algún tratamiento tiroideo).
  • En caso de fatiga piense siempre en la vitamina C. Como el aporte alimentario no es suficiente, supleméntelo con un concentrado a base de acerola, escaramujo o espino amarillo, que tendrá un contenido elevado.
  • La yema de grosellero negro (Ribes nigrum) y la yema de roble (Quercus robur) que tonifican el sistema nervioso y estimulan las glándulas suprarrenales, que segregan la cortisona natural y son los auténticos pilares energéticos del organismo.
  • Las plantas adaptógenas, como el ginseng, la rodiola y el eleuterococo son grandes reconstituyentes que aportan un aumento rápido de la energía y nos ayudan a gestionar mejor el estrés.

En el próximo número de Plantas & Bienestar encontrará toda la información. Además, hemos preparado un cuadro muy práctico donde encontrará resumidas las principales aplicaciones del mundo de las plantas curativas para cada tipo de fatiga. Le será de gran ayuda y podrá recurrir a él cada vez que el cansancio frene su actividad habitual.

Suscríbase antes del lunes 8 de agosto y reciba en papel el ejemplar de Plantas & Bienestar que contiene este increíble y completo artículo sobre la fatiga y los remedios naturales para combatirla.

¿Cansado? Descanse

No espere a estar agotado para tomar medidas. Antes de que llegue la fatiga hay señales ante las que conviene actuar, como alteraciones en el sueño, desvelos a media noche, desajustes horarios… Por tanto, un buen descanso es el mejor método de prevención. Y para favorecerlo también encontramos una solución natural en el universo de las plantas.

En este caso se trata de la grifonia (Griffonia simplicifolia), un excelente “relojero” natural gracias a su aporte de 5- Hidroxitriptófano, un precursor que sirve para fabricar melatonina, la hormona del sueño. Y si el estrés de su día a día afecta también a la calidad de su sueño, tome rodiola por la mañana y comprobará sus virtudes calmantes.

Pero no olvide que la fatiga puede ocultar a veces una patología (diabetes, cáncer, depresión…); no le reste importancia y consulte siempre a su médico si persiste sin razón aparente.

Aproveche ahora para suscribirse a Plantas & Bienestar antes del próximo lunes 8 de agosto  haciendo clic en este enlace  y podrá recibir en papel este ejemplar que contiene todos los remedios naturales para combatir la fatiga. Será el primero de su suscripción anual. (Podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).

Plantas & Bienestar es una nueva publicación mensual en la que descubrirá el increíble poder de las plantas en beneficio de su salud. En este número también encontrará remedios naturales y plantas sanadoras para múltiples problemas de la salud.

No espere más y empiece a beneficiarse desde hoy mismo del increíble poder curativo de las plantas.

Pídalo ahora en este enlace.