Entre nosotros: usted no puede cambiar su edad… pero sí la de su piel.

Seguramente habrá escuchado esta promesa miles de veces en boca de fabricantes y anunciantes de cremas, y precisamente por eso desconfía de su eficacia. Sin embargo, si se utilizan los principios activos adecuados, esto puede ser totalmente cierto: los efectos del tiempo sobre su piel pueden retrasarse e incluso revertirse.

Y este es el secreto que queremos compartir con usted en el próximo número de Plantas & Bienestar.

Pasada la cincuentena, la renovación celular se reduce cerca de un 50%. La piel se vuelve entonces más fina y áspera, dando la impresión de estar seca y tirante.

Las proteínas que le dan soporte y flexibilidad -colágeno y elastina- se vuelven cada vez más escasas, sobre todo tras la menopausia. El rostro pierde entonces su definición, los rasgos se hunden y las arrugas se vuelven más profundas.

Pero incluso a esa edad, la piel posee una sorprendente capacidad de resistencia. Estudiando su funcionamiento, las últimas investigaciones científicas en el campo de la fitoterapia han descubierto que es posible retrasar el envejecimiento si se recurre a las sustancias activas correctas lo antes posible.

Un serum regenerador excelente

Los aceites esenciales (AE) contienen una enorme cantidad de agentes activos antiedad y permiten la reestructuración de los tejidos y la regeneración celular.

Hablamos del aceite de borraja o el de argán, que seguramente ya no necesiten presentación (para algo son los aceites antienvejecimiento de referencia), y otros menos comunes, pero que son también excelentes fuentes de vitaminas (A, D, E, K, H, PP) y de ácidos grasos poliinsaturados (ácido gamma-linolénico, ácido linolénico…). Se trata de aceites como el de higo chumbo (también llamado “de Barbaria”) o de maceración de raíz de zanahoria

Los aceites esenciales destacan por sus propiedades antienvejecimiento y sus grandes efectos reparadores sobre el tejido cutáneo. Atraviesan la epidermis y alcanzan la circulación sanguínea subyacente, aportándole oxigenación, reparación, regeneración… Por ejemplo:

  • El AE de geranio bourbon aporta firmeza a la tez.
  • El AE de jara rellena las líneas de expresión y las arrugas.
  • Y qué decir del AE de rosa y su perfume embriagador… ¿Sabía que se necesitan 4 toneladas de pétalos para obtener un solo kilo de esa preciada esencia?

Pero el verdadero “tesoro” es…

El verdadero “tesoro” del nuevo ejemplar de Plantas & Bienestar es la fórmula completa de este fabuloso serum regenerador para el rostro. En sus páginas encontrará la dosificación exacta y todo tipo de indicaciones a seguir para obtener los mejores resultados.

Únicamente tendrá que masajearse a diario, con 2 ó 4 gotas de esta mezcla, el conjunto del rostro, el cuello e incluso el escote si fuese necesario… y esperar unos días a sus increíbles efectos.

Es obvio que no podemos volver atrás en el tiempo, jamás diríamos lo contrario. Pero con esta receta notará cómo una ola de juventud invade todos sus poros.

¿Quiere probarlo? Apúntese antes del próximo 8 de octubre en este enlace a Plantas & Bienestar y encontrará la receta completa en su primer número.