Con la llegada del verano las playas se llenan de bañistas ansiosos por refrescarse, pero que en muchas ocasiones deben lidiar con un incómodo compañero: las medusas. Cada año se reportan más casos de picaduras de medusas, debido a las cada vez más altas temperaturas del mar, pero un investigador puede haber encontrado la clave para evitar sus picaduras gracias a otro animal marino: el pez payaso.

Se trata de una crema que repele la picadura de estos animales (cuya toxicidad varía entre una especie y otra, pudiendo incluso crear un shock anafiláctico y la muerte) y, según su creador Amit Lotan, también funciona como protector solar.

Pero, a diferencia de otros repelentes atestados de productos químicos, este protector se caracteriza por haber sido desarrollado en base a la mucosa que recubre de manera natural al pez payaso, y que es la que le vuelve inmune a las picaduras de las medusas.

Tras estudiar durante años las particularidades de esa mucosa, ha conseguido aislar la sustancia química que protege al pez y reproducirla hasta crear una auténtica crema repelente de medusas.

Fuente:  Amit Lotan, L Fishman and Yossi Loya: “The nematocyst’s sting is driven by the tubule moving front”, Nature.