Si hoy empezara este texto diciéndole que voy a hablarle del “alimento del milenio” probablemente pensaría que estoy exagerando. Cuando le diga que quien así lo llama no soy yo, sino la ONU, entonces la cosa cambia.

Si a eso añadimos que la OMS (Organización Mundial de la Salud) también lo ha alabado y que la NASA lo ha seleccionado para la dieta de sus astronautas en misiones espaciales, coincidirá conmigo en que no hay ninguna exageración, ¿verdad?

¿De qué piensa que estamos hablando?

Vamos a ver si lo averigua. Le voy a dar varias pistas.

  • Pista nº 1: Tiene tres veces más proteínas que la carne de pollo y, en comparación con las proteínas vegetales, es superior a las leguminosas.
  • Pista nº 2: También lo llaman “fruto de los mares”, pues crece en el agua y se puede cosechar y procesar fácilmente. Tiene un alto contenido de macro y micronutrientes y es una increíble fuente de vitaminas del grupo B. ¡Posee tres veces más vitamina B12 que el hígado!
  • Pista nº 3 y última: Está considerado –y con razón– lo que los científicos llaman un “superalimento”.

¿Ya tiene la solución? ¿No?

La respuesta es… ¡el alga espirulina!

Quizá haya oído hablar de ella porque ha pasado de ser casi una desconocida para el gran público a ser un ingrediente de moda, sobre todo por su bajísimo contenido en grasas y porque apenas tiene calorías, lo que ha hecho que gane protagonismo para ayudar a perder peso. Pero sus propiedades van mucho más allá, y es de todo ello de lo que hoy le quería hablar.

Lo que cuentan los libros de historia

Cuando los conquistadores españoles llegaron a México, les llamó la atención que los aztecas de la capital Tenochtitlán recolectaran del lago lo que llamaron “un nuevo alimento”. Los cronistas españoles hablaron de pescadores con redes finas que recogían algas de las lagunas con las que después se hacían una especie de tortas de color azul verdoso. (1)

No eran los únicos que se alimentaban de ese extraño alimento azulado. En algunos países de África ya se alimentaban de ella, y de hecho se sigue utilizando para elaborar un plato tradicional. La República de Chad, en pleno centro de África, es un amplio país sin litoral, de bajos ingresos y con un déficit crónico de alimentos. La situación nutricional de su población es difícil. A una misión científica europea le llamó enormemente la atención que las personas que vivían en la región de Kanem, cerca del lago Chad, no mostraban desnutrición pese a seguir una dieta muy pobre a base de mijo. El secreto estaba en el dihé, una comida tradicional que preparaban con las floraciones de un alga azul verdosa, la espirulina, que producía el propio lago. Las algas secadas al sol se cortan en pequeños cuadrados que pueden tomarse solos o mezclados con salsas, mijo, frijoles, carne o pescado. (2)

En 1967, la Asociación Internacional de Microbiología Aplicada consideró la espirulina como “una fuente de alimento maravillosa”. Y no es extraño que sobre ella se hayan realizado desde entonces tantos estudios científicos y que aún haya abiertas varias líneas de investigación.

Pero… ¿es un alga?

Un alga es un organismo que realiza la fotosíntesis oxigénica, en la que el agua es quien le proporciona los electrones y obtiene carbono orgánico a partir de la luz del sol, liberando oxígeno. Actualmente se considera que en un sentido estricto sólo son algas los organismos eucariotas (es decir, formados por células con un núcleo interno bien definido y encapsulado).

El alga espirulina en realidad es un organismo procariota, sin núcleo celular, en el que las células tienen un ADN libre en el citoplasma. (3)

Sea alga o no en sentido riguroso, lo cierto es que vive en un medio acuático y sus filamentos verde azulados la han convertido en un superalimento que tiene asombrados a los científicos.

Y las razones están en su composición.

  • Proteínas: la espirulina contiene cantidades increíblemente altas de proteínas vegetales (entre 55 y 70% de su peso en seco). Es una proteína completa, que contiene todos los aminoácidos esenciales (aquellos que el organismo no puede fabricar por sí mismo) y es superior a todas las proteínas vegetales, incluidas las leguminosas. Además se digiere muy fácilmente al no tener celulosa sus paredes celulares.
  • Ácidos grasos esenciales: la espirulina tiene una alta cantidad de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega 3 (que previene enfermedades cardiovasculares, infartos, cáncer, diabetes y enfermedades inflamatorias, entre otras). En particular, la espirulina es rica en ácido γ-linolénico, ácido linoleico, ácido estearidónico, ácido eicosapentaenoico, ácido docosahexaenoico y ácido araquidónico.

    Dentro de los ácidos grasos omega 6, hay uno cuyo aporte es deficitario, dado que apenas existen alimentos ricos en él y los pocos alimentos que lo contienen en cantidades significativas no suelen formar parte de la dieta habitual (aceite de onagra, aceite de borraja…). Hablamos del ácido gamma linolénico (GLA), con una importante acción vasodilatadora y antiinflamatoria. El alga espirulina es particularmente rica en este escaso ácido graso.

  • Vitaminas: contiene vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (nicotinamida), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico), B12 (cianocobalamina), vitamina C, vitamina D y vitamina E en cantidades muy interesantes.
  • Minerales: es fuente de potasio, calcio, cromo, cobre, hierro (en el que los alimentos vegetales no suelen ser especialmente ricos), magnesio, manganeso, fósforo, selenio, sodio y zinc.
  • Fitonutrientes: la espirulina contiene muchos pigmentos fotosintéticos, incluyendo clorofila, xantofila, betacaroteno, equinenona, mixoxantofila, zeaxantina, cantaxantina, diatoxantina, 3-hidroxiechinenona, beta-criptoxantina, oscilaxantina, ficobiliproteínas c-ficocianina y aloficocianina.
  • Fibra: supone cerca del 5% de la composición del alga espirulina, en especial en forma de mucílagos, lo que le confiere un importante poder saciante, especialmente útil si se están siguiendo dietas de control de peso.

Como ve, aporta prácticamente todos los nutrientes. Y es por eso que la ONU ha puesto sus ojos en ella como forma de luchar contra la malnutrición que existe en muchas zonas del planeta y en situaciones de emergencia y crisis humanitarias. (4) (5)

Pero sin llegar a ese punto, usted también puede beneficiarse de las increíbles propiedades de este superalimento, pues su lista de indicaciones también es extensa: estados de fatiga mental y física, estrés, si se practica deporte, periodos que por la razón que sea requieren más energía, para estados carenciales, para reforzar el sistema inmunitario o como apoyo cuando se está realizando una dieta para perder peso. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, hipolipidémicas e hipoglucemiantes (por lo que ayuda a disminuir la glucosa, el colesterol total y LDL o colesterol “malo”). Es muy recomendable para las mujeres en general, dado su aporte natural de hierro. (6)

La espirulina es el superalimento casi perfecto. Si se utiliza en polvo, puede tomarse de mil formas e incorporarse a multitud de recetas. Por ejemplo, puede añadirse como un ingrediente más a batidos de frutas o de vegetales, espolvorearse en sopas, cremas de verduras, ensaladas, salsas…

Pero la forma más cómoda y habitual de tomarla es en forma de complemento alimenticio.

Es fácil encontrar ambos en herbolarios y tiendas de productos naturales, pues existen muchas marcas que venden este “fruto de los mares”, pero no todos comparten la misma calidad. Sea cual sea la fórmula que usted elija (en polvo o en cápsulas; o bien ambas: tomando el suplemento en las principales comidas e introduciéndola además en sus guisos, ensaladas y zumos), es esencial asegurarse de su origen y forma de recolección y elaboración.

Cuidado con la zona de cultivo

Los mayores lagos de espirulina en su hábitat natural se encuentran en África Central, alrededor de los lagos Chad y Níger, y en África Oriental a lo largo del Gran Valle del Rift. Pero la espirulina también puede cultivarse de forma fácil, lo cual es lo más recomendable para asegurarse de que no hay contaminantes ni tóxicos en el agua que el alga absorbería. En condiciones normales de agua, la espirulina puede ser una más de muchas especies de algas, pero además es capaz de sobrevivir en lagos alcalinos, donde no pueden hacerlo otros organismos. También es imprescindible que tenga una buena cantidad de luz.

Hoy día muchos mares y lagos se encuentran altamente contaminados. Le sorprendería saber la cantidad de marcas que comercializan algas (chlorella, espirulina, etc.) que, al analizarse en un laboratorio, se descubre que contienen elementos tóxicos en concentraciones significativas.

Nosotros hemos encontrado un laboratorio que tiene una fuente de obtención limpia, procedente de un lago donde el alga espirulina se cultiva al aire libre, con la insolación adecuada y alejada de corrientes marinas para evitar su contaminación. Es 100% natural y procedente de la acuicultura ecológica, sin presencia de metales pesados.

La espirulina no es un medicamento, sino un alimento. Sin embargo, no está de más que tenga en cuenta que aunque su contenido en yodo suele ser muy reducido, si usted padece hipotiroidismo o hipertiroidismo debe consultar con su médico antes de tomarla.

También deberá consultar en caso de insuficiencia renal. Estos pacientes no es que no puedan consumir proteínas, ni mucho menos, sino que deben controlar la cantidad diaria y buscar siempre las de mejor calidad (precisamente como las de la espirulina).

En caso de fenilcetonuria, enfermedad genética que impide el correcto metabolismo del aminoácido tirosina, y en caso de enfermedad de gota (con altos niveles de ácido úrico), el alga espirulina está contraindicada, como ocurre con otros alimentos.

Si quiere pedir hoy alga espirulina en cápsulas de este laboratorio, puede hacerlo aquí directamente.

Si además de en cápsulas quiere probar a introducir la espirulina en polvo en su dieta añadiéndola en sus platos o preparando batidos con ella, puede pedirla aquí, también de ese mismo laboratorio.
Fuentes

  1. Sasson A. 1997. Micro Biotechnologies: Recent Developments and Prospects for Developing Countries. BIOTEC Publication 1/2542. Place de Fontenoy, Paris. France. United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO): 11–31.
  2. “Harvest of Arthrospira platensis from Lake Kossorom (Chad) and its household usage among the Kanembu. Abdulqader, G., Barsanti, L. & Tredici, M.R. Journal of Applied Phycology (2000) 12: 493. doi:10.1023/A:1008177925799. October 2000, Volume 12, Issue 3, pp 493–498
  3. “Acquiring genomes. A theory of the origins of species”. Margulis, L. y Sagan, D. Perseus Books Group, International Edition, June 2003.ISBN 0 46504 391 7
  4. “La utilización de microalgas alimenticias contra la malnutrición aguda en las emergencias humanitarias y para el desarrollo sostenible”. Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). Sexagésimo período de sesiones Segunda Comisión Tema 52 del programa Desarrollo sostenible. 31 de octubre de 2005. A/C.2/60/L.14
  5. “A review on culture, production and use of spirulina as food for humans and feeds for domestic animals and fish”. FAO Fisheries and Aquacuture Circular No 1034. FIMA/C1034. ISSN 2070-6065
  6. Kalafati et al. (2010) Ergogenic and antioxidant effects of spirulina supplementation in humans. Med Sci Sports Exerc 42(1): 142-51.

    Lu et al. (2006) Preventive effects of Spirulina platensis on skeletal muscle damage under exercise-induced oxidative stress. Eur J Appl Physiol 98(2): 220-6.

    Johnson et al. (2016) A randomized, double blind, placebo controlled study of spirulina supplementation on indices of mental and physical fatigue in men. Int J Food Sci Nutr 67(2): 203-6.

    Deng and Chow (2010) Hypolipidemic, antioxidant and antiinflammatory activities of microalgae Spirulina. Cardiovasc Ther 28(4): e33–e45.

    Liu et al. (2016) Medical application of Spirulina platensis derived C-Phycocyanin. Evid Based Complement Alternat Med. 2016; 2016: 7803846.