Si tiene las arterias deterioradas, tomar medicamentos o someterse a operaciones (bypass, angioplastia, trasplantes…) tan sólo va a resolver el problema de manera provisional.

Estas intervenciones sólo son eficaces en casos de urgencia, como infartos, trombosis, determinados accidentes cerebrovasculares (ACV) o ante el riesgo inminente de un accidente vascular; pero el único modo de tener a largo plazo un corazón y unas arterias sanos es cambiando el modo de vida: practicando ejercicio físico, cuidando la alimentación y dejando de fumar si es que lo hace.

Los medicamentos contra el colesterol no funcionan

Tómese una estatina, un medicamento contra el colesterol y ¡bum!, su tasa de colesterol en sangre bajará de golpe entre un 10 y un 30%… sin modificar un ápice sus hábitos ni incluso la alimentación.

Pero, ¿ha disminuido con ello su riesgo de morir? Por desgracia, no. Y es que las cosas no son tan sencillas.

Lo único que consiguen las estatinas es impedir que el hígado fabrique colesterol, pero no reducen el riesgo cardíaco, ya que los accidentes de este tipo, en la mayoría de los casos, están provocados por un coágulo sanguíneo que tapona una arteria. Y el colesterol no interviene en ningún caso en la formación de este coágulo, así que bajar la tasa de colesterol no disminuye el riesgo de accidente vascular.

Más bien lo contrario; como el colesterol es una molécula esencial para las paredes celulares, reducir la tasa de colesterol en sangre podría incluso hacer que las células sean más frágiles y, por lo tanto, que lo sean las arterias. A las estatinas (contra el colesterol) se les acusa hoy en día de aumentar el riesgo de accidente vascular cerebral –AVC- hemorrágico (sangre que se extiende por el cerebro tras romperse una arteria, lo que puede acabar provocando la muerte o dejar graves secuelas, como parálisis), y se sospecha que favorecen el cáncer. (1) (2)

En los medios de comunicación destinados al público en general, leerá que el problema procede del colesterol, que reduce el diámetro de la arteria, como si el colesterol se depositara en la arteria como la cal en una tubería. Pero se trata de un mito que carece de toda base científica y médica.

Las arterias enfermas son cada vez más estrechas (decimos que se “estenosan”), pero esta estenosis no está provocada por una acumulación de colesterol, sino que su causa es la esclerosis de la arteria, que cicatriza a fuerza de recibir agresiones. En el interior de esta cicatriz se acumulan cristales de colesterol, hierro y calcio, lo que se llama “ateroma”. Los médicos han bautizado al conjunto formado por ateroma y esclerosis como arterioesclerosis, pero eso no es colesterol. Es decir, el colesterol en sangre no es la causa de la arterosclerosis, únicamente entra en la composición del ateroma, pero no representa en conjunto más que el 10% de la arterioesclerosis.

Por eso, luchar contra el colesterol es tan poco eficaz para reducir la arteriosclerosis.

Las agresiones contra la pared de las arterias se dan por el envejecimiento, el humo del tabaco, la contaminación, una mala alimentación y la falta de ejercicio físico, ya que esta pared está protegida por una capa de células muy sensibles a estos factores: el endotelio. En particular, practicar ejercicio físico de manera regular permite al endotelio regenerarse. Pero si deja que el endotelio se degrade, va a ser inevitable que las arterias se vean afectadas por la arterioesclerosis.

Ésta es la consecuencia de un problema relacionado con el modo de vida, el sedentarismo y una mala alimentación, y se combate no con medicamentos, sino con una buena alimentación y una buena higiene de vida, que incluya la práctica regular de ejercicio físico.

La dieta que ha demostrado que funciona contra las enfermedades cardíacas

La buena alimentación contra la arterioesclerosis no consiste en absoluto en intentar disminuir la tasa de colesterol. Todos los intentos clínicos rigurosos que han tratado de reducir la tasa de colesterol de los pacientes para disminuir su mortalidad han fracasado, ya sea por la alimentación o por los medicamentos, y esto tiene una base científica. (3)

En cambio, sabemos que hay una dieta alimentaria que disminuye drásticamente el riesgo de accidente cardíaco.

En Francia, en la década de 1990, se desarrolló el estudio clínico más riguroso y más eficaz en este campo, que demostró los efectos de una dieta alimentaria para reducir la mortalidad en personas que sufrían enfermedades del corazón y las arterias.

Este estudio, llamado Lyon Diet Heart Study (estudio de Lyon), fue dirigido por los doctores Michel de Lorgeril y Serge Renaudin. Los resultados se publicaron en 1999 en la prestigiosa revista médica The Lancet, e indican que la dieta mediterránea tradicional para pacientes que han sobrevivido a un primer infarto de miocardio reduce entre un 50 y un 70% el riesgo de una nueva complicación cardiovascular y aumenta la esperanza de vida en aproximadamente un 50%.

Nunca un tratamiento había demostrado -ni ha demostrado hasta hoy- tal eficacia.

Sin embargo, este estudio concernía a personas con muy mala salud, y ninguna de las personas estudiadas siguió la prescripción del régimen al pie de la letra. Tampoco se les pidió que practicaran ejercicio físico.

Si todos estos factores hubieran concurrido, los resultados quizás habrían sido todavía más espectaculares.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

En el libro Cholestérol, Mensonge et Propagande (Colesterol, mentiras y propaganda), el Dr. Michel de Lorgeril hace un resumen de la dieta mediterránea que permitió obtener los resultados de los que hablo: (4)

“La dieta mediterránea es una dieta rica en cereales poco refinados, sobre todo el trigo consumido en forma de pan, pasta, cuscús, etc. Es rica en fruta y verdura frescas que se consumen según las estaciones. Las verduras de hoja, en particular, están presentes en todas las comidas. También es rica en legumbres: judías, habas, guisantes, garbanzos, lentejas… Las poblaciones mediterráneas consumen frutos de cáscara (almendras, nueces, avellanas…) y, durante el invierno, fruta deshidratada, como las famosas pasas de Corinto, pero también higos y albaricoques. Consumen huevos y también, de forma moderada, pescado y carne (sobre todo, y en determinadas zonas, aves y conejos). También consumen productos lácteos fermentados (queso y yogures) en poca cantidad o moderada, y sobre todo los que se elaboran a partir de leche de cabra o de oveja. El aceite de oliva es el único aceite que se usa para cocinar y ni se plantean el uso de mantequilla ni de aceites poliinsaturados (como el de girasol o el de maíz). Las hierbas aromáticas (romero, tomillo, orégano), el ajo y la cebolla se usan ampliamente para preparar las comidas, así como el zumo de limón y otros cítricos” (página 227).

Añadamos a este resumen que esta dieta es rica en omega-3. Se puede completar el aceite de oliva con aceite de colza (extraído de la semilla de la planta de la colza), rico en omega-3. El pescado que más se consume son las sardinas y las anchoas, ricas también en omega-3. Por último, se recomienda, para las personas que beben alcohol, un buen vaso de vino tinto al día, rico en excelentes polifenoles (antioxidantes), protectores de las arterias.

Puede obtener todos los detalles en el libro de Michel de Lorgeril Prévenir l’infarctus et l’accident vasculaire cérébral, publicado a finales de 2011, y que incluye doce capítulos sobre la dieta mediterránea (aunque no estoy seguro de que haya versión en español; yo lo leí en francés).

El secreto de la dieta mediterránea

Unos investigadores anunciaron el año pasado que habían desentrañado el secreto de la dieta mediterránea (5).

Según ellos, los ácidos grasos insaturados (aceite de oliva, frutos de cáscara…), privilegiados en la dieta mediterránea en detrimento de los ácidos grasos saturados (grasas animales, productos industriales…), interactúan con los nitratos y los nitritos producidos por las verduras, la otra categoría alimentaria principal de esta dieta. Esta reacción entre ácidos grasos insaturados y nitratos de las verduras induce la formación de ácidos grasos “nitro”, que neutralizarían una enzima implicada en la regulación de la tensión arterial.

De todos modos, se trata de un experimento llevado a cabo en ratones, y mi opinión al respecto es que es difícil -o incluso imposible- aislar así un único efecto de la dieta mediterránea como si, en el fondo, funcionara como un medicamento.

La dieta mediterránea es una manera de vivir bien y de forma sana, y por eso es beneficiosa para la salud, ya que se aproxima a nuestras necesidades naturales.

¿Y qué pasa con el gluten?

La dieta mediterránea se lleva la mejor tajada de los cereales y, en particular, del trigo rico en gluten, que muy a menudo ponemos en tela de juicio en Tener S@lud.

El Dr. De Lorgeril ha publicado entre tanto un estudio, en la revista Food Sciences & Nutrition, en el que, en efecto, lanza una advertencia contra el trigo moderno, que ha sufrido hibridaciones que provocan intolerancias (6).

Así pues, las personas que no toleran el gluten o que tienen una enfermedad ligada al trigo moderno deben pasarse al arroz integral para sustituir al trigo integral, que también tiene un índice glucémico débil. Tampoco hay que olvidar las leguminosas que, por supuesto, no contienen gluten (lentejas, judías rojas y blancas, guisantes o garbanzos).

Lo importante es fijarse objetivos realistas

El estudio del Dr. Michel de Lorgeril incluía a personas que habían sufrido un infarto. Los pacientes que conformaron el estudio procedían de Lyon y su región y muchos estaban probablemente habituados a una dieta rica en embutidos, repostería y carnes en salsa.

No se trataba tampoco de personas interesadas a priori en un modo de vida espartano y sano, sino más bien lo contrario. Es decisivo que los consejos nutricionales sean posibles de cumplir para las personas que pretenden seguirlos. La medicina trata seres humanos, no máquinas.

En cuanto a cambiar el modo de vida, lo más urgente no es aplicar las recomendaciones íntegramente, sino ir haciendo progresos, en la medida de lo posible, en la buena dirección.

Hace poco escribí sobre un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que alertaba sobre la paulatina pérdida de la dieta mediterránea debido al impacto de los cambios del estilo de vida y de la globalización entre las poblaciones que solían seguirla (es decir, nosotros). (7)

Es el momento de recuperar las buenas costumbres ligadas a una dieta que ha demostrado ser idónea tanto en términos dietéticos como por la sostenibilidad que representa para el medio ambiente. Y que definitivamente quienes tienen las arterias deterioradas den el paso que les lleve a alimentarse mejor y a practicar ejercicio físico.

¿Sabía que una buena alimentación es capaz de aportar mayores beneficios a su salud que un medicamento? Comparta su opinión con el resto de lectores de www.saludnutricionbienestar.com haciendo un comentario un poco más abajo.

Fuentes:

  1. Véase el “Estudio de Rotterdam”. Hofman A; Breteler, MM; van Duijn, CM; Janssen, HL; Krestin, GP; Kuipers, EJ; Stricker, BH; Tiemeier, H et al. (2009). “The Rotterdam Study: 2010 objectives and design update”. Eur. J. Epidemiol 24 (9): 553–572. doi:10.1007/s10654-009-9386-z. PMC 2744826. PMID 19728115.
  2. Estudio sueco publicado en junio de 2013 en la revista PlosOne.
  3. Véase Cholestérol, Mensonges et Propagande, del Dr. Michel de Lorgeril. Thierry Souccar Editions.
  4. Primera edición. Thierry Souccar Editions. 2007.
  5. “Protection from hypertension in mice by the Mediterranean diet is mediated by nitro fatty acid inhibition of soluble epoxide hydrolase”. Rebecca L. Charles, Olena Rudyk, Oleksandra Prysyazhna, Alisa Kamynina, Jun Yang, Christophe Morisseau, Bruce D. Hammock, Bruce A. Freeman and Philip Eaton. PNAS vol. 111 no. 22, 8167–8172, doi: 10.1073/pnas.1402965111
  6. De Lorgeril M, Salen P. Gluten and wheat intolerance today: are modern wheat strains involved? Int J Food Sci Nutr, febrero de 2014.
  7. Mediterranean food consumption patterns. Diet, environment, society, economy and health” Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Centro Internacional de Altos Estudios Gastronómicos Mediterráneos (CIHEAM).