Si usted se encuentra siguiendo un tratamiento contra la hipertensión, la cardiopatía isquémica, la proteinuria o para la insuficiencia renal crónica, es muy importante que lea detenidamente el prospecto de su medicamento. Puede que sin saberlo esté tomando inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina.

Cruzando datos sobre prescripciones y hospitalizaciones en Ontario, unos investigadores canadienses descubrieron que la asociación de estos medicamentos con antibióticos a base de cotrimoxazol, amoxicilina, ciprofloxacina, norfloxacina y nitrofurantoína provocaba un número anormalmente elevado de muertes repentinas. Tomar amoxicilina aumenta este riesgo en un 54%, mientras que tomar ciprofloxacina lo hace en un 29%.

El hallazgo lo han hecho investigadores canadienses cruzando datos entre prescripciones de estos medicamentos y hospitalizaciones en Ontario a lo largo de nada menos que 17 años. (1)

Los antibióticos a base de cotricomaxol se encuentran entre los fármacos que más se prescriben en la práctica clínica. Se utilizan para tratar ciertas infecciones bacterianas, como neumonía, bronquitis, infecciones del tracto urinario, de los oídos, etc. y actúan deteniendo el crecimiento de la bacteria. El cotricomaxol figura en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos antibióticos, al margen de su acción sobre la bacteria, bloquean la eliminación de potasio a través de la orina, lo que en el 80% de los casos deriva en el aumento del nivel de potasio en la sangre. Lo que han puesto de manifiesto los investigadores es que el problema se agrava cuando se combinan con medicamentos para la hipertensión arterial, ya que éstos de por sí tienden a aumentar esos niveles. La suma de estos efectos es lo que desencadena las paradas cardiorrespiratorias.

Los fallecimientos suelen ocurrir en su mayoría en la primera semana tras empezar a tomar el antibiótico, y el resto en la segunda semana.

El problema y el gran hallazgo de este estudio es que en muchas ocasiones la muerte de estos pacientes se atribuye erróneamente a la enfermedad cardiovascular subyacente (la hipertensión o la cardiopatía isquémica, por ejemplo, que son las que les hacían estar medicados con inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina), en lugar de a la asociación de esos medicamentos con el antibiótico. (1)

En el próximo número de Salud AlterNatura podrá leer sobre este tema. Porque parte de nuestra labor es advertirle sobre medicamentos inútiles o peligrosos antes que nadie o, como en este caso, prevenirle de interacciones que le pueden poner en riesgo. Es importante no tener una actitud pasiva ante la propia salud, sino mantenerse informado antes de que sea demasiado tarde.

Mañana domingo día 18 de diciembre a última hora enviaremos a la imprenta este nuevo número de Salud AlterNatura. Así que si quiere recibirlo en formato papel por correo postal en su domicilio (lo que le permitirá tener la publicación siempre a mano), debe darse mucha prisa y pedir su ejemplar cuanto antes.

Puede pedirlo haciendo clic en este enlace.

Fuentes

  1. Fralick M, Macdonald EM, Gomes T, Antoniou T, Hollands S, Mamdani MM, Juurlink DN; Canadian Drug Safety and Effectiveness Research Network. “Co-trimoxazole and sudden death in patients receiving inhibitors of renin-angiotensin system: population based study”. BMJ. 2014 Oct 30;349: g6196.