Durante las vacaciones muchos turistas apuestan por destinos exóticos y, para no contraer infecciones tropicales, siguen las recomendaciones dadas por los diferentes centros oficiales especializados en medicina del viajero. Sin embargo, un estudio asegura que a pesar de estas recomendaciones el 40% de los europeos que viajan a un país tropical vuelve enfermo(1).

Entre las enfermedades más comunes destacan la malaria, el dengue, la fiebre Chikungunya y sobre todo la diarrea aguda (provocada, entre otros, por la Escherichia coli, la Shigella spp., el Entamoeba histolytica o la Giardia lamblia; esta última es capaz de sobrevivir en el medioambiente durante largos períodos).

Debido a la virulencia de algunos de estos microorganismos, y a que no siempre es posible saber si los alimentos que se consumen se han lavado adecuadamente, no basta con seleccionar bien los alimentos y las bebidas para prevenir la infección, además de evitar los alimentos crudos y los cubitos de hielo.

Si viaja a países de América Central y del Sur, de África o del Asia tropical, debe potabilizar siempre el agua, por ejemplo, hirviéndola durante al menos 1 minuto o añadiendo cloro, carbón activado o yodo. Y en el caso de que ya esté enfermo debe seguir una dieta astringente (antidiarreica), además de tomar suero oral isotónico para evitar la deshidratación (también puede prepararlo usted mismo con 1 litro de agua hervida durante 5 minutos, añadiendo 5 cucharadas de azúcar, ¾ de una cucharada de sal, ½ de bicarbonato y el zumo de ¼ de limón).

 

Fuentes:

  1. Schlagenhauf P, Weld L, Goorhuis A, Gautret P et al.: “Travel-associated infection presenting in Europe (2008-12): an analysis of EuroTravNet longitudinal, surveillance data, and evaluation of the effect of the pre-travel consultation”. Lancet. 2015.