Dos investigadores de la Universidad de Virginia han hecho un descubrimiento sorprendente: una sola picadura de garrapata “estrella” (la Amblyomma americanum) puede causar a la víctima graves reacciones alérgicas ante la carne de vacuno, de cerdo y de cordero, así como a sus productos derivados (a la gelatina procedente de alimentos o medicamentos y a los lácteos, por ejemplo)(1). Los síntomas, que aparecen horas después del consumo, incluyen urticaria, hinchazón, molestias respiratorias, desmayos y, en los casos más graves, la muerte.

Los investigadores descubrieron en la sangre de los pacientes una inmunoglobulina E (molécula desencadenante de alergias) dirigida contra la alfagalactosa, un carbohidrato presente de forma natural en las células musculares de la carne de vacuno, de cerdo y de cordero. La garrapata extrae este azúcar del intestino o la saliva de estos animales y vuelve alérgico al sujeto al que pica. Y lo peor es que no parecen surgir vías de tratamiento y las garrapatas ganan terreno en Estados Unidos y Australia. Incluso en Europa, aunque es mucho menos común, ya se han identificado hasta la fecha más de medio centenar de casos.

Quedan asimismo muchas dudas por resolver: ¿Transmiten todas las garrapatas esta enfermedad? ¿Es necesario que piquen varias veces? Retirar la garrapata cuanto antes, ¿puede prevenir una reacción de este tipo?

 

Fuentes:

  1. Equipo de la Universidad de Virginia dirigido por Thomas Platts-Mills y Scott Commins. Wired. Juin, 2017.