La cirugía para colocar un marcapasos siempre entraña un riesgo. Y a este se añade el de la nueva operación que debe realizarse años después para reemplazar la batería del aparato (tiene una duración de entre 5 y 12 años).

Para que esto ya no sea necesario un grupo de investigadores del Hospital Changhai (China)(1) ha desarrollado un pequeño y flexible dispositivo que permite alimentar el marcapasos con la energía generada con los propios latidos del corazón. El revolucionario dispositivo ya ha sido probado con éxito en animales.

El dispositivo consta de un esqueleto de plástico flexible y de dos piezas eléctricas que generan una corriente de 15 μA (microamperios). Ello permite recolectar la energía natural del latido cardíaco sin necesidad de utilizar un elemento externo para almacenarla, como se ha hecho hasta ahora. Se trata, por tanto, de un importantísimo paso hacia la implantación de marcapasos autoalimentados de forma continuada.

 

Fuentes:

  1. Ning Li, Zhiran Yi, Ye Ma Feng Xie et al.: “Direct Powering a Real Cardiac Pacemaker by Natural Energy of a Heartbeat”. ACS Nano. 2019.