Las personas con epilepsia podrán saber con margen de tiempo cuándo van a sufrir la próxima crisis. Esto es posible gracias a un dispositivo desarrollado por científicos españoles que permite registrar y monitorizar la actividad del cerebro a través del canal auditivo(1). Tras analizar los impulsos y prevenir el riesgo de crisis, envía los resultados al paciente a través de una aplicación de su teléfono móvil.

Si el riesgo de crisis es bajo la aplicación muestra un color verde, indicando que esta persona puede seguir con su vida normal y realizar cualquier actividad. Por el contrario, si el color es amarillo significa que hay riesgo de crisis, por lo que deberá tomar precauciones. Y, por último, si el color pasa a ser rojo, significa que hay muchas probabilidades de que en los siguientes minutos sufra un nuevo ataque.

En este último caso, además, la aplicación envía automáticamente un mensaje a los familiares cuyos datos han sido previamente introducidos en la base de datos, indicando que ese familiar puede sufrir de forma inminente una crisis de epilepsia.

El dispositivo ya ha superado con éxito distintos ensayos y está a la espera de que se pruebe en entornos reales. Si funciona correctamente, está previsto que pueda comercializarse el próximo año.

 

Fuentes:

  1. MJN-SERAS. Epilepsy.