Un nuevo dispositivo desarrollado por investigadores de la Universidad de Navarra permite detectar las complicaciones en enfermos de insuficiencia cardíaca con semanas de antelación, evitando así el riesgo de recaídas y hospitalización(1).

La insuficiencia cardíaca es el principal motivo de hospitalización entre los mayores de 65 años. Además, una vez se ha producido la primera crisis es frecuente que los pacientes vuelvan a ser ingresados por complicaciones.

Para evitar que esto ocurra es necesario detectarlas a tiempo y para ello se ha desarrollado HeartLogic.

A través de este dispositivo cinco sensores miden los latidos y el rendimiento cardíaco, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca nocturna y la actividad física desarrollada por el paciente. Si estos datos indican que todo está correcto el dispositivo permanece inactivo, pero si hay riesgo de complicaciones se activa una señal de alerta y automáticamente se envía un mensaje a los médicos del paciente.

Para confirmar su eficacia se probó esta herramienta con más de 900 personas que ya habían sufrido insuficiencia cardíaca. Pudo constatarse así que el dispositivo alertaba sobre la probable aparición de nuevos episodios de insuficiencia cardíaca, adelantándose en una media de 34 días. Gracias a ello los médicos tienen tiempo suficiente para tratar el paciente, sin necesidad de hospitalizarle.

 

Fuentes:

  1. HeartLogic. Boston Cientific. 2018.