Un reciente estudio ha sumado el cáncer de tiroides a la lista de tumores relacionados con la obesidad y el colesterol alto(1). En concreto, se trata del cáncer de tiroides de estirpe epitelial, el más común del sistema endocrino (se diagnostican unos 3.000 casos nuevos al año en España y afecta 3 veces más a las mujeres).

Los investigadores habían observado un aumento en la incidencia de este cáncer paralelo al del sobrepeso en todo el mundo. Por ello quisieron averiguar si entre los posibles factores de riesgo del tumor se encontraba la obesidad, al igual que tener un alto nivel de colesterol LDL (-lipoproteínas de baja densidad- el llamado “colesterol malo”).

A partir de ensayos realizados en laboratorio pudieron confirmar que el desarrollo de este tipo de cáncer, y sobre todo su propagación y agresividad, depende directamente del mayor nivel de colesterol LDL y, más en concreto, de uno de sus principales metabolitos, el 27-hidroxicolesterol (27HC). Asimismo, constataron que la agresividad del tumor coincide con una menor acción de la CYP7B1, la enzima encargada de eliminar el 27HC del organismo.

 

Fuentes:

  1. Giovanna Revilla, Monica de Pablo Pons, Lucía Baila-Rueda et al.: “Cholesterol and 27-hydroxycholesterol promote thyroid carcinoma aggressiveness”. Scientific Reports. 2019.