En caso de antecedentes cardiovasculares dejar de fumar, controlar la hipertensión arterial y seguir una estrategia de prevención para evitar recaídas si ya ha sufrido algún problema cardiovascular son las tres medidas que, aplicadas conjuntamente, pueden disminuir en un 80% el riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares (suponen más de 17 millones de muertes anuales en todo el mundo).

Estas son las conclusiones de una iniciativa(1) encabezada por un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuyo objetivo es que para 2030 las muertes debidas a esta causa se hayan reducido en un tercio. Para alcanzar esta cifra, aseguran los expertos, es necesario abordar a la vez tres estrategias muy concretas:

  • Imponer nuevos impuestos sobre el tabaco, junto a otras medidas que inciten a dejar de fumar, para así reducir considerablemente la mortalidad por enfermedad cardiovascular.
  • Detectar a tiempo y controlar de manera adecuada la hipertensión arterial, para lo que es necesario que los diferentes profesionales de la salud sigan un enfoque multidisciplinar.
  • Que se informe adecuadamente a las personas que tienen antecedentes cardiovasculares para que adopten las medidas necesarias y evitar así una recidiva.

 

Fuentes:

  1. James E Bennett, Gretchen A Stevens, Colin D Mathers, Ruth Bonita, Jürgen Rehm et al: “NCD Countdown 2030: worldwide trends in non-communicable disease mortality and progress towards Sustainable Development Goal target 3.4”. The Lancet. 2018.