Una vez intenté dejar de tomarlos durante unos días. A la cuarta noche me desperté con una crisis de angustia y el corazón a mil por hora. Desde entonces ni me lo planteo: los tomo a la hora que sea si siento la necesidad”.

Este es el testimonio real de Ana. A raíz de su tercer embarazo comenzó a sufrir dificultades para dormir y su médico le recetó su primera caja de somníferos, bajo la promesa de que no dañarían al feto. Aquello fue hace 17 años. Pero aquel día, sin darse cuenta, Ana entró en una terrible espiral, de la que ya no ha podido salir. Hoy es adicta.

Estimado lector, es posible que usted también haya tomado este tipo de fármacos alguna vez (en España su consumo ha aumentado un 57,4% en sólo diez años) y no haya notado ningún tipo de efecto tras finalizar el tratamiento.

Si es así, enhorabuena. Pero lo cierto es que son adictivos, y tomarlos de forma regular durante sólo tres meses puede ser suficiente para caer en su trampa.

¿Tenía este dato? Quizá no.

Porque precisamente uno de los principales problemas de los somníferos y los ansiolíticos es el desconocimiento por la mayoría de los consumidores de los graves riesgos que entrañan para la salud.

A veces la “letra pequeña” de los prospectos es demasiado pequeña para entenderla.

A veces se recetan y se consumen con demasiada alegría.

Y otras veces hay quien, asumiendo los riesgos, prefiere seguir medicándose noche tras noche.

El tema es lo suficientemente preocupante como para que tenga un espacio destacado en Salud AlterNatura, tanto por el drama que supone la dependencia a los somníferos como por el hecho de que existan soluciones naturales y alternativas para poder dormir sin tener que recurrir a ellos. Por eso le hemos dedicado un artículo especial en el próximo numero de junio, del que voy a anticiparle algunos datos más.

En España, el consumo de somníferos y ansiolíticos es excesivo y muy preocupante. De hecho, nos encontramos a la cabeza de los países de nuestro entorno, muy por encima de Alemania, Reino Unido e incluso Estados Unidos.

El resultado son testimonios como el de Ana o el de Vicente (que también aparece en el artículo y pone los pelos de punta). Porque desgraciadamente, hay muchos más.

Pero además de conocer de primera mano la gran capacidad adictiva de los somníferos, mientras leía estos testimonios también llamó mi atención el desconocimiento que existe sobre algunos aspectos del insomnio y los problemas del sueño.

Un transtorno también de la vigilia

Mucha gente no sabe cómo ni por qué se origina. Y precisamente por ello acude directamente a estos medicamentos al menor síntoma, cuando existen otras soluciones tan eficaces y desde luego mucho menos arriesgadas.

Así, tener dificultades para dormir no es sólo un trastorno del sueño, sino también de la vigilia. Esto quiere decir que los problemas que nos impiden dormir se generan estando despiertos: falta de seguridad, agentes externos (ruido, luz, temperatura…), estrés por el trabajo, problemas personales… Incluso ver la televisión o usar la tablet antes de acostarnos puede “revolucionar” demasiado nuestro cerebro y nos costará coger el sueño después.

La paz interior durante la vigilia es fundamental para descansar correctamente, y en el artículo aparecen recomendaciones muy sencillas de seguir que le ayudarán a conseguirlo. Por ejemplo, algo tan básico como reducir la intensidad de las luces y crear un ambiente relajado en la casa unas horas antes de irse a dormir es un truco que da excelentes resultados. Encontrará muchas más que le serán de gran ayuda.

También recoge las fases del sueño, las diferentes categorías de hipnóticos y todo aquello que debe saber acerca del insomnio; cuánto más conocimiento tenga sobre él, más fácil le será combatirlo.

Pero, sobre todo, el artículo de Salud AlterNatura carga las tintas sobre los peligros que suponen el consumo excesivo de somníferos y ansiolíticos, y que no siempre aparecen en el prospecto:

  • Efectos adversos severos: mayor riesgo de mortalidad, relación con enfermedades graves y fallecimientos prematuros, tendencias suicidas, un 60% más de probabilidades de desarrollar demencia en las personas de edad avanzada…
  • Adicción y síndrome de abstinencia.
  • El efecto rebote, la paradoja que hace que la persona que deje de tomar somníferos se vuelva insomne.

Y no sólo eso. ¿Sabía que las moléculas de las benzodiazepinas siguen presentes en la sangre hasta doce horas después de su ingesta? Si usted toma somníferos no sólo se someterá a su influencia por la noche, sino también durante buena parte del día: desorientación, movimientos y reflejos más lentos, mayor riesgo de accidentes… y, lo que es peor, sin que sea consciente de ello.

Las alternativas naturales que necesita

Es evidente que este artículo sobre los somníferos le abrirá los ojos ante los graves riesgos asociados a estos medicamentos. Pero también le mostrará una salida: existen soluciones naturales, eficaces e inocuas para que pueda sacarlos definitivamente de su vida. Es posible que algunas ya las conozca, como las plantas medicinales (valeriana, tila, pasiflora…) que se emplean para favorecer el sueño. Pero seguro que encontrará otras muchas que le sorprenderán:

  • Unas gotas de aceite esencial (AE) de lavanda en la almohada, le ayudarán si las dificultades para dormir están ligadas a la angustia o al estrés.
  • Un complemento nutricional de melatonina tomado de una forma concreta antes de acostarse es muy útil si las dificultades se deben a horarios desfasados (si se trabaja en un turno de noche, por ejemplo).
  • Otra opción que funciona muy bien con los problemas de sueño asociados a un recuerdo traumático es recurrir a la Técnica de Libertad Emocional (EFT por sus siglas en inglés). Le contaremos en qué consiste y cómo llevarla a cabo.
  • Y muchas soluciones más…

Y frente a los testimonios de las personas que sufren adicción a los somníferos, también encontrará testimonios de personas que recurren a remedios fitoterapéuticos y homeópaticos. Juan, de 40 años, le explicará como “tres gránulos de Coffea tosta en 9 CH” al despertar le ayuda a centrar su cabeza tras haber tomado Eufytose (un preparado de fitoterapia) para dormir.

El artículo de Salud AlterNatura sobre los somníferos se me antoja de lectura imprescindible para quienes toman estos medicamentos o para aquellos que tienen problemas de sueño y alguna vez han tenido la tentación de tomarlos.

Recuerde que, aunque los somníferos “fuerzan” el sueño a corto plazo, a la larga acaban saboteándolo. Y también su salud.

Como en este caso con los peligros de los somníferos, en Salud AlterNatura siempre le contamos lo que debe saber, para que vaya muy por delante en el cuidado de su salud y la prevención de las enfermedades.

En el próximo número de junio, encontrará además…

NITRATOS: NI CANCERÍGENOS NI TÓXICOS, sino excepcionales para la salud. Llevaban décadas siendo considerados contaminantes que amenazaban la salud, pero los datos actuales demuestran no sólo su inocuidad, sino también sus múltiples efectos positivos sobre el organismo. Así que es hora de darles una oportunidad, y por eso en Salud AlterNatura le explicamos cómo tomarlos (a través de qué alimentos y qué complementos nutricionales) para sacar el máximo provecho de ellos.

“ENFRENTARSE AL CÁNCER EN LUGAR DE ‘SUFRIRLO’ AUMENTA LAS POSIBILIDADES DE RECUPERACIÓN”. Quien lo dice es un reputado oncólogo que lleva décadas defendiendo (y demostrando) que el apoyo de las terapias naturales es esencial no sólo para limitar los efectos secundarios de los tratamientos convencionales contra el cáncer, sino también para optimizar su eficacia. Le aseguro que si le interesa conocer otra forma de enfocar esta enfermedad, una de las epidemias de nuestro tiempo, esta entrevista no va a defraudarle.

LOS BENEFICIOS DEL OLIVO EN LA SALUD CARDIOVASCULAR. El aceite de oliva es una de las estrellas de la tan alabada dieta mediterránea. Sin embargo, el aceite no es la única forma en la que puede beneficiarse de las virtudes del olivo para su salud. En polvo, en infusión, en tintura madre… Una completa guía le ayudará este mes a aprovechar al máximo sus beneficios según sus necesidades.

También en este ejemplar de Salud AlterNatura:

5 EJERCICIOS PARA LOS MÁS MAYORES. ¿Se puede estar en buena forma a partir de los 80? ¡Claro que sí! Este mes en Salud AlterNatura las personas de movilidad más reducida (por edad o incluso por problemas de salud) descubrirán cinco completos ejercicios que podrán practicar sin problemas y que les ayudarán a mejorar su estabilidad y su dinamismo.

TERMOTERAPIA CONTRA EL CÁNCER. Desde la bolsa de agua caliente de nuestras abuelas hasta los cinturones y tobilleras que calientan por medio de reacciones químicas, el simple hecho de aplicar calor a ciertas partes del cuerpo ofrece bienestar y alivio. Pero también existen tratamientos mucho más sofisticados capaces de tratar enfermedades más graves. Es hora de conocerlos.

► ¿Qué hace su cuerpo cuando deja de controlarlo? Son pocas las personas que pueden responder a esta pregunta, a no ser que hayan practicado el “MOVIMIENTO REGENERADOR”. En este número va a conocer cómo puede beneficiarle esta práctica japonesa de relajación basada en dejar que el cuerpo actúe de forma completamente libre.

¡Y mucho más!

Debe pedirlo antes del próximo jueves 18 de mayo para poder recibirlo impreso.

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.