¿Tiene más de 60 y bebe alcohol de vez en cuando? Esto le interesa

Compartir

Cuando hablamos de beber alcohol, incluso si es con mesura, es esencial tener en cuenta estos 2 factores, o de lo contrario podría pasarle factura(1):

  1. La edad que se tiene. Está demostrado que a medida que envejecemos el cuerpo pierde masa muscular y hay una menor concentración de agua. Pues bien, resulta que ambos factores hacen que el alcohol se procese más lentamente, lo que a su vez conlleva una mayor concentración de alcohol en sangre de la que se hubiera tenido si, siendo más joven, se hubiera consumido la misma cantidad. De ahí que la recomendación de beber alcohol con moderación deba tenerse especialmente en cuenta a medida que se cumplen años.
  2. La cantidad y rapidez con la que se bebe. Expertos han señalado que consumir mucho alcohol en poco tiempo -por ejemplo, cuando se está de celebración y los brindis se acumulan- es tan peligroso (¡o más!) que hacerlo todos los días.

La razón es que con esta práctica no solo aumenta el riesgo de daño hepático, el cual a la larga puede derivar en cáncer. También conllevaría problemas digestivos, cardíacos y de sueño e, incluso, trastornos del comportamiento como consecuencia del deterioro de la microbiota.

Nota de Salud en 1 Minuto: Lo cierto es que se han escrito ríos de tinta sobre el consumo de alcohol y sus efectos sobre la salud. Para muestra, un botón en forma de reflexión: el alcohol ¿amigo o enemigo?

Fuentes

1. Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD).


Comentarios 0 comentarios