Piense en los hombres de su entorno. ¿Cuántos de ellos llevan barba?

De tres días, estilo leñador, hípster, muy bien recortada, con o sin bigote… Está claro que la barba está de moda y que desde hace ya unos años luce en muchos rostros masculinos.

Eso es, al menos, lo que defienden algunos barberos, que aseguran que más del 50% de los hombres en nuestro país la llevan.

Por eso he querido dedicar uno de mis Tener S@lud a ofrecer consejos prácticos y respuestas útiles a preguntas que seguro que la mayoría de hombres con barba, así como aquellos que estén pensando en dejársela crecer, se han hecho alguna vez. ¿Cómo hay que cuidarla? ¿Se puede hacer algo si deja de crecer? ¿De verdad es tan sucia como dicen?

Y le hablo desde la experiencia, ya que yo mismo he llevado barba en algún momento de mi vida y he vivido en primera persona todo lo que va a leer a continuación (¡por supuesto, también he comprobado personalmente que todas las soluciones que recomiendo funcionan!).

Está a punto de descubrir cómo reforzar el pelo de su barba, estimular su crecimiento, elegir los productos correctos y evitar ciertos problemas comunes (irritaciones, pelos enquistados…).

¡Allá vamos!

1. Cómo hacer crecer la barba y por qué algunos hombres jamás lo consiguen

Para tener una buena barba, lo primero es dejarla crecer durante bastantes días. Para algunos eso supondrá un proceso largo, incluso de semanas.

Lo de afeitarse con regularidad para hacer crecer más cantidad de pelo es un mito. Efectivamente, al cortarlos con frecuencia los pelos salen más fuertes, pero en ningún caso en mayor número.

Es sobre todo la pubertad la que determina la densidad de la barba, aunque la pilosidad también depende de la genética y de la tasa de testosterona que produce de forma natural el organismo.

Ahora bien, que su barba no crezca lo suficiente también podría deberse a que su piel necesite más cuidados. Y es que si se encuentra en mal estado debido a la acumulación de impurezas, de sebo o de piel muerta, difícilmente podrá generar una barba bonita.

Más adelante le explico cómo ponerle remedio, en caso de que ese sea su problema.

2. La barba es sucia, pero… ¿hasta qué punto?

Al igual que el cabello, las barbas se ven afectadas por los efectos ambientales: la polución, el humo del tabaco, el alcohol, el sol…

De hecho -sé que esto es realmente inquietante-, una barba podría llegar a contener un número de bacterias ¡similar a las que hay en una taza del váter!

Seguro que en este punto ya está preguntándose cuántas veces al día se pasa la mano por ese mentón repleto de suciedad… Pues bien, por favor siga leyendo, ya que tengo buenas noticias para usted.

Y es que el autor de un estudio afirma que esa concentración de suciedad no presenta absolutamente ningún riesgo para la salud. (1)

Ahora bien, esta es una razón más que suficiente como para lavar la barba regularmente. Sin duda esa es la mejor forma de librarse de las migas y otros restos que se quedan inevitablemente enredados en sus pelos, así como de librarse de los picores y de conseguir que huela inequívocamente bien.

3. ¿Se puede utilizar champú, jabón o gel de ducha para lavar la barba?

Aunque los pelos de la barba y los cabellos tengan la misma estructura, difieren mucho por su localización y su forma de crecer.

Así, el cabello crece de forma continua, mientras que la barba puede dejar de crecer en un momento dado, una vez que alcance su tamaño máximo, momento en que los pelos empiezan a ser reemplazados por otros.

Es precisamente por esto por lo que mi recomendación es que lave y trate su barba con productos específicos para ella. Además, haciéndolo también protegerá la piel de la cara, que es más sensible y menos gruesa que la del cuero cabelludo.

Aplicando un champú, un gel de ducha o un jabón cualquiera sobre la piel del rostro estará dañando la película oleosa que protege la dermis de las agresiones externas. De ese modo, la piel termina resecándose y con ello se ralentiza el crecimiento de los pelos.

Por tanto, yo le recomendaría productos a base de aceites vegetales naturales (argán, jojoba…), ricos en vitaminas y eficaces para limpiar la suciedad al tiempo que la barba se hidrata.

4. ¿Por qué se irrita la piel bajo la barba?

¿Ha notado que bajo la barba su piel es más tirante de lo normal? ¿Incluso con algo de caspa? O ¿tiene la impresión de que los pelos han dejado de crecer? Pues todos ellos son signos que indican que la piel de su rostro necesita hidratación.

Si es su caso, empiece por usar una crema hidratante natural a diario sobre la piel del rostro y sobre la barba. De este modo evitará la sequedad cutánea, que a su vez impide el crecimiento del pelo y provoca irritaciones.

Si su piel es naturalmente algo seca, la deshidratación implicará casi por fuerza la aparición de un poco de caspa, lo que da a la barba un aspecto un tanto antiestético, incluso algo desagradable. En ese caso, haga una vez por semana una limpieza profunda de la cara, eliminando con ella las células muertas que taponan los poros.

Este es, además, el mejor método para evitar los pelos enquistados, que crecen bajo la piel porque no consiguen romper la barrera cutánea tras su nacimiento. Por lo general provocan enrojecimientos e irritaciones en ocasiones dolorosas, pero si no se hace nada para liberarlos pueden acabar produciendo accesos de pus e infecciones e incluso dejar cicatrices o manchas en la piel.

5. ¿Sirven para algo los aceites para la barba?

Sí, es importante nutrir la barba con un buen aceite vegetal.

Y es que este:

  • Mantiene la hidratación de la piel de manera natural.
  • Garantiza que la barba esté nutrida y, por tanto, más suave al tacto.
  • Da flexibilidad al pelo, que estará más disciplinado y será más fácil de peinar.
  • Aporta resistencia a la barba, lo que también permite un mejor crecimiento de los nuevos pelos.

Pero, ¿de qué están hechos estos aceites para la barba?

Básicamente se componen de dos elementos: una base (aceite vegetal) y un perfume (aceites esenciales).

Usted mismo podría preparar su propia combinación con sólo elegir un aceite vegetal en función de su objetivo, como por ejemplo:

  • Aceite de coco para reforzar el pelo.
  • Aceite de almendras para las pieles más sensibles y secas.
  • Aceite de ricino para reforzar los pelos y acelerar el crecimiento.
  • Aceite de pepita de uva, antiinflamatorio y capaz de reducir las manifestaciones del acné.
  • Aceite de argán, que aporta nutrición y suavidad a la barba.

… y a ello sumarle un aceite esencial, para dar olor.

Pero no solo eso: los aceites esenciales dan tono y carácter al combinado (hay olores azucarados, amaderados, picantes…), y además poseen virtudes específicas que gracias a ellos puede añadir a la preparación.

El cedro, por ejemplo, calma, mientras que el árbol de té es antiséptico. Y la menta piperita, por su parte, favorece el crecimiento del pelo, mientras que el pachuli es ideal para combatir la sequedad de la piel y la caspa.

¡Y así muchos más!

Mi consejo es que dé prioridad a los aceites de barba compuestos por aceites vegetales naturales “bio”, que son naturalmente ricos en vitaminas y minerales. Y que asimismo opte por aceites esenciales de calidad ecológica, si es que va a preparar su propio aceite usted mismo.

Espero que no le abrumen tantos cuidados, ya que esto es lo que va a marcar la diferencia en el cuidado de su barba.

6. ¿Y para darle un punto de estilo?

El bálsamo natural es otro producto que se puede usar para mantener el cuidado y la salud de la barba. Contiene los mismos componentes que el aceite, pero también cera (de abeja o manteca de karité, por ejemplo), que le da ese aspecto sólido.

Es decir, que tiene los mismos beneficios que el aceite (nutre e hidrata) pero también permite peinar y estilizar mucho más la barba gracias a la cera, por lo que le resultará especialmente eficaz si sus pelos son rebeldes.

7. Cepillo o peine, ¿qué es mejor?

Si la cepilla con regularidad, su barba estará sedosa y brillante y la piel bajo ella se mantendrá fuerte. Además, el cepillado airea, desenreda y favorece el crecimiento de nuevos pelos. Ahora bien, está claro que el accesorio que se utilice también importa, por lo que… ¿peine o cepillo? ¿Es uno mejor que el otro?

Lo mejor es que piense en su objetivo:

Si quiere fortalecer los pelos y la estructura de la barba, use peine

Pasar el peine por la barba ayuda a estructurarla, además de peinarla (y también resulta muy útil a la hora de cortarla).

Existen numerosos materiales (plástico, látex, madera…), pero mi recomendación al respecto es muy sencilla: evite el plástico, ya que daña el pelo y a veces genera electricidad estática.

Optando por cualquiera de los otros materiales se librará de esos inconvenientes, aunque mi recomendación personal es que se decante por un peine de cuerno de vacuno.

Es un accesorio asequible y antiestático (no genera electricidad estática), aunque su ventaja principal es que se compone esencialmente del mismo componente que el pelo y las uñas: la keratina.

Es decir, que un peine de cuerno aportará un refuerzo extra a sus pelos frente a las agresiones externas, al tiempo que también les aportará más brillo (gracias a la liberación de keratina).

Si quiere acelerar el crecimiento del pelo, use cepillo

El cepillado estimula la circulación sanguínea, elimina las pieles muertas y acelera el crecimiento del pelo. Ahora bien, haría bien en evitar el pelo sintético.

Personalmente yo le recomendaría un cepillo con cerdas naturales, como por ejemplo de pelo de jabalí.

Este cepillo es capaz de alisar el pelo y desenredarlo con suavidad, al tiempo que también resulta muy útil para reestructurar la copa o dar forma a la barba. Pero es que además favorece la producción de sebo de la piel; es decir, que ayuda a que esté más protegida y se reseque menos.

Además, por si es usted contrario al uso de materiales de origen animal, existen “cepillos veganos” alternativos al de pelo de jabalí e igualmente eficaces, cuyas cerdas están elaboradas a partir de la planta del agave.

Lo ideal es que cepille la barba mañana y noche. De este modo acelerará el crecimiento del pelo, estimulándolo desde la raíz. Por el contrario, nunca debería cepillarlo mojado, ya que eso lo daña y lo debilita.

Ya lo ve: el secreto de una buena barba está en los cuidados que recibe día a día, aunque por supuesto no hay que descuidar el corte ni la forma.

Es por eso precisamente por lo que no quiero terminar sin mencionar el papel indispensable que juega el barbero. ¡Nada como la mano de un profesional para conseguir una barba soberbia!

Sin duda deberá visitarlo con cierta frecuencia. Incluso podrá preguntarle y comentar con él estos trucos que acaba de leer para mantener la barba más limpia, cuidada y sana entre visita y visita a la barbería. ¡Y de forma completamente natural!