Aquellas personas que presentan un desajuste en el nivel de magnesio en sangre tienen un 30% más de probabilidades de desarrollar demencia. Así lo ha señalado un reciente estudio publicado en la revista Neurology, que asegura que es igual de perjudicial para la salud que haya unos niveles muy bajos de magnesio en sangre, como si esos niveles son más altos de lo normal.

Para obtener estos datos, durante ocho años se realizó un seguimiento a 9.569 personas que tenían una media de edad de 65 años y que no padecían ningún tipo de demencia, y que fueron divididas en cinco grupos según fuera su nivel de magnesio en sangre al inicio de la investigación.

Se pudo observar así que tanto el grupo que tenía unos niveles de magnesio más altos, como el que tenía los niveles más bajos, tenían las mismas probabilidades de desarrollar demencia, en comparación con los que tenían unos niveles adecuados. En concreto, un riesgo un 30% mayor.

De este modo, de las 1.771 personas que formaban parte del grupo con unos niveles de magnesio más bajos, 160 acabaron desarrollando demencia, mientras que de las 1.748 personas que tenían una concentración de magnesio mucho más alta de lo normal, 179 sufrieron una pérdida de sus facultades mentales.

Fuente: Brenda C.T. Kieboom, Silvan Licher, Frank J. Wolters. Kamran Ikram, Ewout J. Hoorn, Robert Zietse, Bruno H. Stricker, and M. Arfan Ikram: “Serum magnesium is associated with the risk of dementia”. Neurology. Septiembre 2017