Hasta ahora se sabía que el síndrome de piernas inquietas podía estar provocado por una carencia de hierro. Sin embargo, no todos los que lo padecen presentan niveles bajos de hierro en sangre, lo que deja un buen número de casos sin aclarar.

 

Un grupo de investigadores estadounidenses(1) ha efectuado varias resonancias magnéticas en una serie de pacientes y ha descubierto que, incluso si sus niveles de hierro en sangre son generalmente normales, todos presentan déficit de hierro en dos regiones del cerebro: el tálamo y el cuerpo denticulado. También percibieron una correlación entre una carencia en el locus niger (la sustancia negra del tallo cerebral) y el número de movimientos periódicos de los miembros durante el sueño; anomalía que no presentan quienes no padecen este síndrome de piernas inquietas.

 

La carencia de hierro podría ser, por tanto, la responsable de todos estos síntomas, por lo que recomiendan tomar un complemento de hierro durante unos tres meses.

 

Fuentes:

  1. Li X, Allen RP, Earley CJ, Liu H, Cruz TE, Edden RAE, Barker PB, Van Zijl PCM. “Brain iron deficiency in idiopathic restless legs syndrome measured by quantitative magnetic susceptibility at 7 tesla”. Sleep Medicine. 2016.