Para favorecer el bienestar y la salud en general no hay nada como el contacto con la Naturaleza. Esto es algo que ya a nadie sorprende. Pero unos investigadores han querido indagar un poco más en esta relación para que podamos beneficiarnos aún más de esa actividad al aire libre. Y han descubierto que el tiempo que se disfrute de ella es un factor clave.

El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports(1) y ha contado con cerca de 20.000 voluntarios. Además de analizar su estado de salud en general, los investigadores les preguntaron cuánto tiempo dedicaban a la semana a pasear por entornos naturales (un bosque, la playa o incluso un parque urbano, entre otros) y clasificaron sus respuestas en bloques. Comprobaron así que solo a partir de los 120 minutos a la semana el bienestar empieza a aumentar, pudiendo observarse también una mejor salud física y psíquica.

Lo bueno es que da igual si esas dos horas al aire libre son seguidas, en una única sesión a la semana, o se reparten a lo largo de los 7 días, por lo que todo es cuestión de organizarse. Eso sí, lo que está claro es que los beneficios son mayores cuanto más tiempo dure esa actividad, registrándose un mayor bienestar y mejor salud en general entre las 3 y 5 horas a la semana. Por el contrario, las personas que estén menos de 2 horas no percibirán apenas mejoría.

Fuentes:

  1. Mathew P. White, Ian Alcock, James Grellier et al.: “Spending at least 120 minutes a week in nature is associated with good health and wellbeing”. Scientific Reports. 2019.