La enfermedad del sueño es una patología que se transmite a través de la picadura de la mosca tsé-tsé y que tiene en África su epicentro. Desde el año 2000 la Organización Mundial de la Salud (OMS) está trabajando para reducir su incidencia y su objetivo es que para 2020 la patología haya sido erradicada.

Con este mismo fin el programa PATTEC (Campaña de Erradicación de la Tsé-tsé y la Tripanosomiasis Panafricana, por sus siglas en inglés)(1) propone llevar a cabo una acción más radical: eliminar esta mosca del continente africano por medio de una campaña masiva de esterilización a través de irradiación.

Sin embargo, algunos científicos expertos en insectos(2) han transmitido su preocupación ante este tipo de acciones, pues no tienen en cuenta otros factores que podrían acabar afectando al ecosistema. Y es que la cadena alimentaria puede cambiar, apareciendo incluso una nueva especie aún más peligrosa que la mosca tsé-tsé, sin olvidar que la técnica aplicada para esterilizarla podría dañar a otros organismos. Además, la experiencia les da la razón, ya que son muchos los casos de ecosistemas alterados en todo el mundo por culpa de la acción del hombre.

Por tanto, lo que recomiendan es que la acción sobre la mosca tse-tsé se lleve a cabo solo sobre ciertas poblaciones de moscas, sin necesidad de eliminar la especie por completo.

 

Fuentes:

1.      “The PAN-AFRICAN Tsetse and Trypanosomiasis Eradication Campaign (PATTEC): Discusses Strategies and Sharees Best Practices”. African Union.

  1. Jérémy Bouyer : “La recherche agronomique pour le développement (CIRAD)”.Universidad de Oregón. 2019.