Reciba nuestro e-letter gratuito

Dime con quién te relacionas y te diré cómo es tu microbiota intestinal

Esta podría ser la conclusión de un estudio que ha analizado la denominada “transmisión horizontal” de la microbiota, la cual difiere de la “vertical”, es decir, la que se transmite de madre a hijo en el momento del nacimiento.

Para entender la importancia de esta transmisión horizontal varios grupos de investigadores han recogido más de 9.000 muestras de heces y saliva(1). Y gracias a este profundo análisis han demostrado que la transmisión de la microbiota intestinal de la madre al hijo es tan duradera que algunas de las bacterias de la madre siguen presentes en el organismo de su hijo cuando ya es anciano.

Pero también han observado que muchas bacterias que tienen los adultos no estaban ahí cuando eran bebés, lo que significa que han entrado en su organismo más tarde. En concreto, a través de la transmisión horizontal de bacterias intestinales que acaban primero en la saliva y después en el organismo de otra persona con la que se esté hablando.

Además, los investigadores han observado que la capacidad de transmisión de esas bacterias intestinales presentes en la saliva (por tanto, capaces de sobrevivir fuera de su hábitat) es mucho mayor. De ahí que la conclusión sea clara: cuanto más tiempo pasen juntas dos personas, da igual si son familiares, compañeros de piso, de trabajo, etc., compartirán más bacterias de su microbiota intestinal.

Secretos de Nutrición

Fuentes

  1. Karine Spiegel, Amandine E. Rey, Anne Cheylus et al.: “A meta-analysis of the associations between insufficient sleep duration and antibody response to vaccination”. Current Biology. 2023.

Comentarios 0 comentarios