Una aplicación de smartphone y las gafas Google Glass ayudarán a los niños con autismo a reconocer diferentes emociones al proporcionarles información sobre las expresiones faciales de otras personas en tiempo real (1).

Para confirmar la utilidad de este dispositivo se llevó a cabo un estudio piloto que contó con 14 niños autistas de entre 3 y 17 años que usaron las Google Glass durante 3 meses de manera habitual (al menos tres sesiones de 20 minutos por semana). Finalizado el estudio, los padres de estos niños señalaron que sus hijos hicieron más contacto visual y se relacionaron mejor con el resto de niños.

El dispositivo consiste en unas lentes equipadas con una cámara que graba el campo de visión del paciente, además de una pequeña pantalla y un altavoz que ofrecen información en tiempo real. De este modo, a medida que el niño interactúa con amigos y familiares, el dispositivo identifica en todo momento las emociones que registra la cámara y, a continuación, indica cuáles son. La aplicación reconoce ocho expresiones faciales básicas: felicidad, tristeza, miedo, sorpresa, disgusto, enojo, desprecio y una expresión neutral.

La Universidad de Stanford, responsable de la aplicación, ya está preparando la patente de la tecnología desarrollada para comercializar el dispositivo.

 

Fuentes:

  1. Daniels J, Schwartz JN, Voss C, Haber N, y cols. Exploratory study examining the at-home feasibility of a wearable tool for social-affective learning in children with autism. NPJ Digital Medicine. 2018.